Esta mañana, dos personas murieron al caer del tren de aterrizaje de un avión que despegó desde el aeropuerto de Guayaquil. Se cree que pretendían viajar como polizones en el avión con ruta Guayaquil - Nueva York, que despegó a las 09:01.

Testigos describen la impactante escena de ver caer a personas y estrellarse contra la pista. Lo que intentaban las víctimas ¿es posible o es una misión casi suicida?

De acuerdo a un estudio realizado por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), entre 1947 y 1993, de las 105 personas que han intentado volar en el tren de aterrizaje de 94 vuelos distintos, 25 han sobrevivido.

La mayoría de las personas que intentan esta hazaña caen del avión durante el despegue o mueren congeladas durante el vuelo.

Publicidad

El avión alcanza rápidamente una altitud donde falta el oxígeno y la temperatura puede llegar a unos 50 grados bajo cero.

En una publicación de CNN, se cita al experto en aviación Michael Kay, quien explica que la falta de oxígeno y las bajas temperaturas, en ciertos casos, han favorecido al polizón, ya que lo introduce en un estado inconsciente donde conserva sus sistema nervioso. Sin embargo, estas personas necesitan atención médica, si logran llegar a su destino.

Sitios web especializados en medicina aeroespacial, explican que una persona joven y con plenas capacidades cardiovasculares podría sobrevivir debido al calor que desprenden los sistemas hidráulicos y los neumáticos del tren de aterrizaje.

Además, ya que los aviones comerciales ascienden gradualmente, los polizones podrían entrar en un estado de inconsciencia de forma progresiva, a medida que el oxígeno disminuye con la altitud. Al entrar en estado de hipotermia, se ayuda al cuerpo a preservar el sistema nervioso central.

Los sobrevivientes

Entre las asombrosas historias de quienes han sobrevivido, está la de un hombre de 23 años que voló de Nueva Delhi a Londres, en 1996, en el tren de aterrizaje de un vuelo de 10 horas. Iba con su hermano de 19 años, quien murió. 

En 1986 se registra que un hombre de 35 años sobrevivió como polizón en un vuelo de Panamá a Miami. Según el registro del FAA, es el récord de sobrevivencia a mayor altitud y edad.

El primer caso registrado fue en 1947, cuando hallaron con vida a un hombre de 30 años que voló desde Lisboa a Brasil en la base de las ruedas de un avión.

De acuerdo a las historias de sobrevivientes recogidas por distintos medios internacionales, los polizones que logran sobrevivir acaban de regreso en su país natal. Por ejemplo, en 1993 llamó la atención la historia de un menor que voló de Bogotá a Miami, supuestamente porque había quedado huérfano, quería encontrarse con una tía y huir de la violencia en su país.

En Miami, personal del aeropuerto lo encontró en el compartimiento de equipajes, donde casi no hay oxígeno y las temperaturas son muy bajas. Sin embargo, descubrieron que tenía antecedentes en Colombia y lo deportaron. (I)