Venezolanos no usan vías regulares para enviar remesas a sus familiares

Domingo, 7 de Enero, 2018 - 00h08
7 Ene 2018
Venezolanos no usan vías regulares
Venezolanos no usan vías regulares
Es común ver en Guayaquil a venezolanos que venden toda clase de comestibles en las calles.

En Caracas perdían un día de jornada laboral para comprar productos de sustento diario más económicos en los almacenes con precios regulados por el Estado. Aquello resultaba contradictorio para Ricardo, Ema y Gian Carlos, tres venezolanos que migraron a Guayaquil. Era dejar de ganar dinero para que el sueldo alcance. Y a la larga, no era ni lo uno ni lo otro. Simplemente había que salir, coinciden los extranjeros.

Gian Carlos, de 27 años, llegó en junio del 2016 a la ciudad más poblada de Ecuador. Las fábricas, el clima caluroso y la distancia de una hora hasta el mar le recuerdan a su natal Valencia, en Venezuela. “Los ingresos no me daban para mantenerme. Había que hacer fila para comprar papel higiénico, azúcar. A veces no se alcanzaba porque solo llegaban 400 rollos”, asegura quien en Guayaquil ha trabajado en un bar, distribuyendo lácteos, lavando carros. “Si la azúcar vale $ 0,50 en los supermercados, si se compra a un revendedor de afuera se paga $ 5. Trabajaba en horario de oficina por lo que no tenía tiempo para hacer la cola de tres a cinco horas”, dice.

Ahora tiene dos trabajos. Vende lubricantes para vehículos y atiende en un bar los jueves, viernes y sábados. Es una realidad parecida a la de Ricardo y Ema. El primero arribó en junio pasado y labora en un restaurante conocido de Guayaquil. Ema, en cambio, llegó en 2015 y estuvo desempleada por cuatro meses. Ahora vende ropa por catálogo.

Los tres se suman a colombianos, peruanos, chinos... que llegan a Ecuador para ganar dinero que envían a sus países de origen. Desde el país se ha enviado la cifra récord de lo que va del siglo XXI de $ 246,8 millones a 39 países entre enero y septiembre del 2017.

La mayor parte de las naciones receptoras son de América. Pero también hay envíos al resto de continentes. Guinea Ecuatorial, Marruecos, Francia, Bélgica, Islas Salomón y Samoa Americana han sido destinos.

El rígido control de las divisas que entran y salen de Venezuela impide que el flujo de dinero hacia ese país se evidencie en las cifras oficiales. Durante los primeros seis meses del 2017 se ha enviado, por ejemplo, un total de $ 93.440.

Gian Carlos explica que los venezolanos que trabajan en el país utilizan a terceros para enviar las remesas a sus familiares por lo que es un dinero que no se contabiliza dentro del sistema regular financiero.

En su caso, al igual que Ricardo, entrega el dinero a una compatriota de ambos que tiene una cuenta en dólares y otra en bolívares –moneda de Venezuela–. Así el dinero rinde un poco más, ya que se usa la tasa de cambio de Cúcuta, ciudad colombiana cercana a la frontera con Venezuela. “Me dan noventa mil bolívares por dólar”, explica Ricardo.

Al 27 de diciembre, por ejemplo, cada dólar se cotizaba en 112.800 bolívares en Cúcuta, según el sitio web Dolar Today, página de referencia de los venezolanos. “Ellos también tienen que ganar. Enviar por los couriers o los bancos de forma directa sería para que el dólar se pulverice con el sistema de cambio oficial”, agrega.

Los informes del Banco Central del Ecuador indican que los venezolanos utilizan también otros métodos como los denominados “correos humanos”. Esto implica estar a la caza de los venezolanos que salen y entran de su país en sus migraciones por América del Sur.

“El terminal terrestre es un punto clave. Allí mando los dólares con conocidos para que mi familia los cambie en el mercado negro. Hay unos que envían en los bolsillos de la ropa como encomiendas, pero eso no es seguro”, reconoce Ema.

Naciones Unidas ha determinado que se reduzca el costo de envío de las remesas como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pactados en septiembre del 2015. Sin embargo, en el país falta levantar información sobre el costo de estos para medir el cumplimiento de esa meta, según la categorización del INEC.

Enviar $ 100 a Colombia y Perú cuesta $ 5,04 y $ 7,04, en su orden, según la tarifa de una agencia de courier conocida del centro de Guayaquil. (I)

Venezolanos no usan vías regulares para enviar remesas a sus familiares
Informes
2018-01-07T14:34:14-05:00
En Caracas perdían un día de jornada laboral para comprar productos de sustento diario más económicos en los almacenes con precios regulados por el Estado.
El Universo