Hablaron sobre el riesgo de desaparecer que tendrían los pueblos indígenas en aislamiento en Ecuador. Por ello, resaltaron la necesidad de proteger al parque nacional Yasuní, en la Amazonía, de la explotación petrolera y de otros riesgos.

Alicia Cahuiya, miembro de la nacionalidad waorani, expuso el caso de los suyos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que analizó la situación de los pueblos indígenas aislados en la región durante una reunión que se efectuó en Montevideo, Uruguay.

Nathalia Bonilla, de Acción Ecológica, aseguró que se deben desarrollar mecanismos efectivos para prevenir contactos con los pueblos, garantizando la vida, la salud y su continuación sociocultural.

Dijo que hay que tipificar como genocidio el contacto deliberado con personas o grupos en aislamiento, además de prohibir las actividades extractivas en territorios aislados; de sancionar actividades ilegales y de erradicar la presencia de terceros en estas zonas.

Bonilla también recomendó a la CIDH exigir a los gobiernos el cumplimiento de las medidas cautelares, impulsar campañas internacionales propueblos y reforzar la coordinación de organismos internacionales.

Pueblos en la región
Nathalia Bonilla, de Acción Ecológica, dijo que a nivel regional se ha encontrado que algunos territorios no están reconocidos como tal. Aseguró que en algunos casos están dentro de las áreas de conservación. “No existe una garantía de que estos territorios sean a perpetuidad de estos pueblos, sino que estarían condicionados de sus territorios a que entren a contacto o no”. (I)