De la cooperativa Unión de Bananeros, en el Guasmo sur, Anthony Swag (nombre con el que hizo fama en YouTube) conserva los mejores recuerdos, los de una infancia cuyos ratos de recreación tenían como escenario las calles polvorientas.

“Yo me crie como todo joven guayaquileño y bien suburbano: jugué bolicha, jugué el trompo, jugué la perinola, al ponchado con las tapillas”, cuenta el youtuber, de 24 años, mientras se toma selfis en el barrio Las Peñas, uno de sus sitios preferidos.

El joven, cuyos apellidos son Lencina Gutiérrez, y que desde hace tres años graba videos con personajes creados por él, evoca también las tardes de índor en la cancha que quedaba cerca de la casa donde vivía con su madre, Lorena Gutiérrez, y su abuela Pilar Márquez.

Publicidad

Aunque era de cemento, dice, la cancha tenía tramos de hormigón corroído, por lo que, al caer, los jugadores se dañaban las rodillas, los codos.

“Los arcos no tenían malla y los tableros de básquet no tenían el cesto, solo eran los tableros, nada más”, relata el joven y comenta que la cancha estaba rodeada de maleza.

Con la misma picardía con la que graba los videos que publica en YouTube –que han llegado a tener hasta 4 millones de reproducciones–, Swag recuerda también a quien los niños de su época, la mayoría afrodescendientes, llamaban Casi Muerto, un vendedor de apetecidas empanadas que terminaban causando dolor de estómago a quienes las comían.

Publicidad

De ese Guasmo, parte de Guayaquil, la ciudad que en este mes cumple 482 años de proceso fundacional, el youtuber mantiene intacto el recuerdo de la gente que cogía pescados en el estero Salado.

Dice que decidió apellidarse Swag, como algo espontáneo. Empezó a grabar videos luego de recibir una puñalada. Hoy tiene contacto con youtubers famosos en el mundo.

Publicidad

Sostiene que el guayaco por naturaleza es ‘avispado’, es ‘ hiperactivo’ y ‘multifacético’, características que lo hacen único y agradable, afirma él.

Una parte de su niñez también transcurrió en el cine de 9 de Octubre, cuyas instalaciones lucen ahora más modernas. “Mi mamá trabajaba en el centro y me llevaba a ver películas allí. La primera que me vi fue la de los Powers Rangers”, cita.

Ahora, el joven que desde hace pocos días incursiona también en la televisión, en una producción nacional, está radicado en Samanes 2, en el norte de la urbe porteña.

Allí en Don Lucho, a pocas cuadras de donde vive, es donde come sus platillos favoritos, como arroz con puré de papas y carne frita y los secos de carne y de cerdo. (I)

Publicidad

Un guayaco del sur, del suburbio, tiene un vocabulario diferente a otras personas (...). Yo me considero una persona guayaca 100%, en la forma de hablar y todo. El guayaco usa siempre el desinfle (hablar con la s al final), parece que fuese una llanta que se está desinflando.Anthony Swag, youtuber