"Yo me ordené sacerdote para predicar el evangelio y perdonar, no para juzgar", de esta forma monseñor Fausto Trávez, arzobispo de Quito y Primado de la iglesia católica, explicó este miércoles el motivo de su negativa a la invitación del presidente Lenín Moreno para que conforme el frente contra la corrupción.

Dijo haber recibido el llamado insistente de secretarias del presidente Lenín Moreno, pero "siento que no debo hacerlo. Habrán otras personas que serán aptas para ello, pero yo no me siento apto para eso", dijo Trávez.}

Lea también: Un nuevo Consejo de Participación Ciudadana se sugiere al presidente

Publicidad

Señaló que cree que el nuevo gobierno está haciendo los esfuerzos necesarios para estar en diálogo, tranquilos y pacíficos, y prefiere no topar el tema de la corrupción; sin embargo, cree que se debe sacar adelante la verdad.

"La verdad nos hará libres, dijo Jesucristo y por eso creo que tenemos que sacar siempre adelante la verdad; pero de ahí, simplemente yo no soy para eso, son otros entes políticos y personas preparadas para el caso, como las personas que han estudiado derecho", aseguró.

Monseñor Fausto Trávez, está en Loja por invitación del Obispo de Loja, Alfredo Espinoza, a celebrar los 80 años del obispo emérito de Galápagos, Manuel Valarezo. (I)

Publicidad

Lea también: Trece invitados por Lenín Moreno para ‘Frente’ Anticorrupción