Aprender kichwa o shuar en Zamora Chinchipe es una forma de mantener en vigencia las lenguas ancestrales pertenecientes a dos de las nacionalidades que cuentan con mayor presencia en ese espacio, señala el portal elmercurio.com.ec.

El proyecto Shuar Chicham Unuimiararte (Aprendamos lengua shuar) y el Kichwa Shimita Yachashunchic se ejecutan desde el 2016 y han dejado 400 estudiantes inmersos en las lenguas originarias.

“Este es un programa del GAD Provincial de Zamora Chinchipe, que tiene como fin fortalecer a pueblos y nacionalidades. Para ejecutarse firmó un convenio con la Casa de la Cultura y entidades afines”, señala Manuel Medina, director de Gestión Social, Turismo e Interculturalidad.

Para el proceso de enseñanza-aprendizaje, los directores del sistema de capacitación han editado módulos para tres niveles de formación, cada uno cuenta con diez unidades. Los libros se han estructurado de tal manera que posibiliten fortalecer los pueblos y nacionalidades de la provincia y rescatar las lenguas ancestrales kichwa y shuar.

Publicidad

Los textos en los tres niveles cuentan con ilustraciones gráficas que toman aspectos de la cultura shuar y saraguro de la zona, paisajes propios que tengan relación con la cultura y la comunidad.

La shuar es una de las lenguas nativas históricamente usadas por la población jibarona, desde antes de la llegada de los españoles y misioneros católicos y que luego con la intervención de estos actores de manera lenta ha ido desapareciendo, fenómeno que se registra desde hace décadas. Así lo dice el módulo del nivel uno de la formación de kichwa. Frente a esto, Manuel Medina detalla algunos aspectos del programa, señala el portal.

Se contrató la elaboración de módulos didácticos para recuperar las lenguas originarias de las nacionalidades de Zamora Chinchipe, especialmente la lengua kichwa, de los saraguros; y la lengua shuar que es de las comunidades shuar. Fue así como, el año pasado, se logró elaborar los módulos e implementar cursos de lenguas originales para shuar y kichwas.

En el primer nivel se dictan cursos con 60 horas de duración en kichwa. El shuar también se aplica en el primer, segundo y tercer niveles.

En estos cursos los shuar pueden intercambiar kichwa, y el kichwa saraguro puede aprender shuar. Esta condición se da puesto que en este espacio conviven las dos nacionalidades.

Los instructores dominan las lenguas, tanto shuar como kichwa, pero también son profesores, o personas de alguna comunidad que no han perdido ese conocimiento; porque la lengua se pierde con la juventud, desde los 12 años en adelante hasta los 40 años, la gente no sabe mucho acerca de su dialecto originario; de 40 para arriba la gente habla su propio idioma, pero la juventud pierde ese conocimiento. Los cursos son gratis. (I)