El mapa pintado de verde en la mitad más uno del país y de azul en la otra parte en las elecciones presidenciales tiene más colores en lo que será la nueva Asamblea Nacional y en donde el triunfo de Alianza PAIS –seguirá siendo mayoría– también significa una pérdida de espacios: tendrán 26 curules menos. En el 2013 ganaron 100 escaños, y desde este 14 de mayo serán 74.

Esto es mayoría absoluta: Con 70 votos pueden aprobar leyes orgánicas, aprobar la proforma presupuestaria, elegir las autoridades de la Asamblea...

En Alianza PAIS saben que si desertan cinco asambleístas de sus filas pierden su mayoría, y confían en que eso no ocurra. Ya les pasó en el periodo actual: cuatro oficialistas se abrieron por diferencias en leyes o por la falta de acción ante denuncias de corrupción.

“Estamos muy conscientes de eso. Hemos sido muy cautos al seleccionar a los candidatos, pasaron un filtro, una revisión muy minuciosa del movimiento, son militantes, son dirigentes, yo estoy convencido de que no vamos a tener bajas”, indica Bairon Valle, oficialista que fue reelecto en Guayas.

Publicidad

Justo en esta provincia, AP pierde representatividad: de 16 asambleístas bajan a 10. En tanto que agrupaciones de oposición crecen y llenan las otras diez curules provinciales: el Partido Social Cristiano (PSC) pasa de tener cuatro a siete y CREO-SUMA ingresa con tres asambleístas locales.

A nivel nacional son esas dos organizaciones las que pueden formar bancadas por sí solas. Se requieren 14 legisladores para ello y CREO logró en alianza 31 escaños (en las elecciones del 2013 obtuvieron 11) y el PSC, 15 (frente a 6 del periodo actual).

Por ello, al menos dos de los siete puestos del Consejo de Administración Legislativa (CAL) estarían en manos de la oposición. Es la expectativa de la asambleísta socialcristiana electa Cristina Reyes.

Para ella, los 74 votos de AP en la nueva Asamblea son “una mayoría muy estrecha” y “sería absurdo que continúen en el mismo accionar de imposición” de leyes, tomando en cuenta que la mitad más uno que tiene Alianza PAIS implica a su vez que el 48% de la población no votó por el modelo de Gobierno que ellos instauraron.

Publicidad

Y aunque desde la oposición se habla mucho de ir a la nueva Asamblea con una meta fiscalizadora, lo cierto es que los votos para destituir a un ministro, por ejemplo, no los tienen. Las dos terceras partes de la Asamblea, esto significa el voto de 91 legisladores, puede hacerlo y todos los escaños que no son de Alianza PAIS o de sus aliados suman 63.

“Tener los votos puede ser complicado”, admite Fernando Burbano, electo asambleísta nacional por la alianza CREO-SUMA-Podemos. Sin embargo, “a la luz de los hechos, la razón no pide fuerza”. Con esa frase explica lo que espera que pase en temas puntuales de fiscalización: que cuando en el país se difundan los nombres de los funcionarios que habrían recibido coimas de la constructora brasileña Odebrecht, no haya espíritu de cuerpo y se fiscalice sin importar la bancada a la que pertenezcan.

Desde Alianza PAIS se habla también de fiscalización, de proyectos de leyes para mejorar el empleo, de ayuda al emprendimiento, de temas que coinciden con las propuestas de las otras agrupaciones políticas que llegarán con más voz y más votos.

Y aunque el bloque de AP y aliados se reconoce como más pequeño, en el nuevo periodo apuestan a mantener la “gobernabilidad”, “pensar en un desarrollo más integral”, en no retroceder en derechos y conquistas, según la presidenta, Gabriela Rivadeneira, reelecta para seguir legislando. (I)

Siempre hemos estado abiertos al diálogo... Una cosa fue el liderazgo de Rafael Correa, un líder pero también bastante intransigente en ciertas cosas. Lenín Moreno es diferente, le gusta escuchar más. Hay otras condiciones, pero el proyecto político no va a cambiar de rumbo.Bairon Valle, Alianza PAIS