Casi 11.000 miembros de las Fuerzas Armadas de cuatro rangos decidieron cambiarse al nuevo sistema de aportación al seguro social militar, como lo plantea la Ley de fortalecimiento de los regímenes de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Hasta ayer 10.636 personas en los grados de soldado, cabo segundo, subteniente y teniente decidieron acogerse al nuevo aporte al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), que antes era del 23% y ahora es del 11,45%, como lo estableció la nueva norma.

Según Ivonne Garnica, asesora del Ministerio de Defensa, en declaraciones a los medios gubernamentales, son alrededor de 16.000 militares que pertenecen a estos grados en las tres fuerzas, y al cambiarse al nuevo sistema tendrán un incremento en su salario del “15%”, al reducirse su aporte.

Publicidad

La normativa aprobada en octubre del 2016 daba un plazo de seis meses para que los afiliados puedan optar por el nuevo sistema, y de acuerdo con los datos oficiales, el 67% ya lo hizo, hasta este lunes.

El Ministerio aseguró que con esta acción no dejarán de pertenecer al régimen especial, establecido en la Constitución.

Esto, pese a que delegados del consejo directivo del Issfa, en servicio pasivo, como Wagner Bravo, aseguran que estas medidas impulsan a ‘perder’ el régimen especial, pues el aporte es similar a la seguridad social civil.

Publicidad

El ministro de Defensa, Ricardo Patiño, informó días atrás que en los próximos días el presidente Rafael Correa firmará el reglamento general a la ley, para su total aplicación. (I)