La economía venezolana habría registrado en el 2016 su peor caída en los últimos trece años, con una contracción del 18,6% y una inflación récord que habría cerrado en 799,9%, según resultados preliminares del Banco Central.

La nación petrolera bajo el gobierno socialista no ha conseguido salir de la recesión a la que entró a principios de 2014 y, por el contrario, la caída de la producción parece haberse profundizado, acelerando todavía más la inflación, que organismos internacionales ubican como la más alta del mundo.

La peor parte del descalabro se habría originado en el 2016 en el sector no petrolero, al contraerse el 19,5% respecto del año anterior, según un extracto de un documento del Banco Central con datos preliminares al que Reuters tuvo acceso.

El presidente Nicolás Maduro dijo este mes que las importaciones en 2016 cayeron 52%, debido a la severa merma de ingresos en divisas que registró la nación sudamericana, que depende en su mayoría de las ventas de crudo de la firma petrolera estatal.

Los datos indican que los precios al consumidor al cierre del 2016 aumentaron 799,9% frente al fin del año anterior, pero la inflación promedio del año fue del 489,9%.

Ante la falta de datos oficiales, algunos economistas optaron por crear índices propios siguiendo el movimiento de precios de productos básicos.

El precio de la popular arepa, que en el país caribeño se consume como el pan, aumentó el año pasado 453%, según la firma Torino Capital y al final de diciembre se vendía en 4.850 bolívares, un aumento del 38,4% frente al precio de noviembre. (I)