Los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, México, Paraguay y Perú expresaron su preocupación por recientes medidas adoptadas por el consejo electoral de Venezuela, que apuntan a una postergación del referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro para el 2017.

Los cancilleres de los seis países reiteraron su apoyo y disposición de contribuir para la realización de un diálogo entre el Gobierno y los distintos actores políticos y sociales.

El presidente argentino, Mauricio Macri, dijo que hay que “hacer lo imposible para que este año se lleve a cabo el proceso revocatorio que Maduro quiere impedir” y afirmó ayer que no se va a callar “ante los atropellos que sufren los venezolanos”, según Infobae.

El mandatario argentino expresó su “gran indignación” por la crisis que vive Venezuela al afirmar que no permanecerá en silencio por “la escasez, la inseguridad y el atropello a los derechos humanos (que) son moneda corriente en Venezuela”.

Macri se refirió al Mercosur y dijo que Venezuela “no ha aportado nada” y no ha cumplido con los requisitos para ser miembro pleno. También fue crítico del papel de la Unasur y apostó por reformular el organismo. “Creo que hay enormes necesidades antes de seguir creando organismos que se llevan grandes sumas de presupuesto”, dijo. (I)

67%
de venezolanos

votaría en contra del presidente Nicolás Maduro en un eventual referendo revocatorio.