La reforma laboral aprobada en marzo pasado para defender el empleo la considera “un éxito” el ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta, que detalló que al momento no ha habido una aplicación masiva de las nuevas jornadas de trabajo.

Hasta ahora 1.500 empleados aceptaron la jornada prolongada y 500 la reducida. “Estas medidas han servido para casos extremos”, comentó.

Además dijo que 9.314 afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) han acudido al seguro de desempleo. Que mientras el desempleo en marzo estaba en 5,7%, para junio fue de 5,3%; que entre junio de 2015 y junio de 2016 se crearon 316.515 nuevas plazas de empleo y rechazó que se diga que el subempleo bordea el 60%, pues está en el 16%.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) ha reportado que el empleo inadecuado, que incluye subempleo, empleo no pleno y empleo no remunerado, está en el 53,3%.

Publicidad

Esto mientras la tarde de ayer el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios prevía iniciar a tratar el alza salarial para 2017. El ministro explicó que se busca tratar estos temas de manera técnica con la ayuda del Banco Central, el INEC y otros organismos. Al ser consultado sobre si le preocupa que centrales sindicales como las que pertenecen al Frente Unitario de Trabajadores (FUT) no participen de este Consejo, dijo que no, pues se ha hecho una convocatoria amplia a todos los actores y no han acudido.

Oswaldo Chica, de la Central Unitaria de Trabajadores, afín al Gobierno, indicó que la postura de su organización, que sí participa en el Consejo, será que el incremento del salario sea mayor a la inflación, pero dijo que hay que entender la situación económica del país.

Entre tanto, el Ministerio también realizó el lanzamiento del Sistema Inspector Integral 2.0, que busca que los 148 inspectores del Trabajo a nivel nacional puedan acceder a información de las empresas vía online. De acuerdo con el ministro, así los inspectores podrán realizar más eficientemente sus visitas, y se enfocarán primero en las empresas que presentan irregularidades en pagos o en ingresos de contratos, entre otros problemas. (I)