Pablo Córdova se convirtió en el sobreviviente más mediático luego de su rescate de los escombros del hotel El Gato, en Portoviejo, 46 horas después del colapso del edificio por el terremoto del 16 de abril.

Su historia se la contó en periódicos nacionales y extranjeros, tuvo entrevistas con la televisión, una de estas con CNN, la cadena estadounidense. Fue invitado y recibió la felicitación del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y de su par ecuatoriano, Rafael Correa, en la visita del primero a Manta.

A casi un mes del terremoto que acabó con 660 vidas, Pablo el sobreviviente se enfrenta a la realidad de haber quedado sin su trabajo de administrador del hotel donde laboró por años. Ahora, como luchó por su vida bajo los escombros, batalla por conseguir algún dinero para mantener a su familia.

En estos últimos días ha tenido que dedicarse a tareas de carpintería, ayudando a reparar las casas de su ciudad afectadas por el sismo. Pero esos ingresos son ocasionales y no alcanzan para subsistir.

Al momento del colapso del hotel, él se salvó al protegerse bajo un mueble, bebió su propia orina para hidratarse. Ya su esposa, como él no aparecía en los escombros, había comprado el ataúd. Un celular, que lo mantenía con carga porque lo tenía apagado la mayor parte del tiempo, sirvió para alertar que estaba ahí abajo. Entonces, los bomberos de Bogotá y de Guayaquil lo extrajeron a las 16:00 del lunes 18 de abril.

“La experiencia que viví es dura, pero debo superarla. No pierdo la fe”, afirma.

Una empresa telefónica le dio un aparato nuevo. Del Estado no lo han contactado y sigue buscando la forma de subsistir junto con su familia. Contactos al 099-145-6640. (I)