Casi 500 profesionales del mundo brindarán asistencia al Ecuador luego del terremoto de magnitud 7,8 registrado el pasado sábado. El canciller Guillaume Long confirmó ayer la ayuda de 48 rescatistas venezolanos, 50 colombianos, 35 peruanos, 120 mexicanos, 25 cubanos, 50 bolivianos, 49 bomberos chilenos, 3 expertos suizos y 80 expertos españoles que trajeron 120 equipos móviles.

El Salvador también envió un grupo de búsqueda y rescate urbano. Según Long, desde hoy se coordinará el trabajo a realizarse después del rescate.

A nivel nacional los voluntarios también se movilizan.

Siete técnicos en telecomunicaciones y manejo de drones de la fundación Prendho de la Universidad Técnica Particular de Loja salieron el domingo hacia Manabí con sistemas de energía alternativa, como paneles solares, planta purificadora de agua y generadores eléctricos para ayudar.

La intención, dijo Bruno Valarezo, responsable del grupo, es implementar una carpa autosustentable, dar los primeros auxilios y dotar de servicios de internet. “Los drones tienen capacidad de vuelo de más allá de un kilómetro, lo que nos podría proveer imágenes de cómo está la situación”, dijo.

También la Asociación de Chefs del Ecuador montará con 60 voluntarios una cocina comunitaria en Pedernales.

Mientras, 18 efectivos de los cuerpos de bomberos de Ambato, Pelileo y Píllaro se desplazaron a Portoviejo para ayudar en las tareas de rescate.

Las autoridades de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo anunciaron que enviarán un contingente de estudiantes de la Facultad de Salud Pública, así como de profesionales posgradistas que han sido liberados de su carga horaria por la emergencia, para que se integren a los equipos del Ministerio de Salud.

La entidad ayer hizo un llamado a los profesionales de salud y áreas relacionadas para sumarse al trabajo. (I)