No hay certezas de que los avistamientos de cobias reportados en Colombia y Panamá por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, con sede en este último país, tengan relación con las que se escaparon en agosto pasado de una de las jaulas de la empresa OceanFarm, ubicadas a 9 millas de la costa de Jaramijó, en Manabí.

La presencia de esta especie preocupó a los científicos de esa institución, que la semana pasada alertaron por los posibles “efectos de largo alcance sobre la pesca y la ecología marina en el Pacífico Oriental” que podrían provocar las cobias supuestamente de Ecuador.

Uno de ellos, Ross Robertson, en entrevista con BBCMundo, catalogó a estos peces como “un tipo inusual de depredadores”, porque se alimentan de peces más pequeños, crustáceos y moluscos.

Publicidad

Samir Kuri, gerente de operaciones de OceanFarm, encargada aún de criar los peces en cautiverio, señaló que solo un examen de genotipo de ADN comprobaría si esos peces son parte de los 1.231 que escaparon de una de sus tres jaulas. Añadió que se trata de menos del 2% de los 70.000 alevines sembrados por ellos.

En octubre pasado, la Federación Nacional de Cooperativas Pesqueras del Ecuador señaló que habían capturado 1.037 cobias en Manabí.

El vocero de OceanFarm indicó que no sería el primer avistamiento de cobias en la región y que no le extrañaría que por efectos del calentamiento global algunos de estos peces hayan migrado de otras partes.

Publicidad

Aseguró que los primeros hallazgos se habrían dado en 1944 frente a las costas de Iquique, en Chile, y que hubo otro en 1966, en la Bahía de Piñas, en Panamá, que según el empresario lo certifica la FAO.

Enrique Blacio, máster en la ciencia de reproducción de peces de la Escuela Superior Politécnica del Litoral, señaló que estos peces pudieron llegar también desde el extremo asiático del océano Pacífico, donde están en su hábitat, debido a que se trata de una especie migratoria, aunque estimó que les tomaría años.

Publicidad

Blacio no descartó que los peces vistos en Panamá y Colombia puedan ser los ecuatorianos, pero indicó que sería difícil que la mayoría haya logrado sobrevivir en mar abierto porque fueron criados en cautiverio; destacó que se trata de una especie adaptable. (I)

Pez
Características

Alimentación
Enrique Blacio, experto de la Espol, señaló que las cobias consumen crustáceos y otras especies de peces, aunque agregó que también son alimento de otros peces como el dorado.

Hábitat
La cobia puede medir hasta 1,5 metros. Añadió que es un pez que puede vivir tanto en el fondo del mar como en aguas poco profundas.

Publicidad