Entre los grupos que representan a la comunidad GLBTI hay expectativa por los posibles cambios que se producirán en la sociedad si llega a regir la opción de sustituir el dato del sexo en la cédula por el del género.

El proyecto de Ley de Gestión de la Identidad y Datos Civiles, que el pasado lunes volvió a la Asamblea con el veto del Ejecutivo, permite reemplazar tales campos en su artículo 94.

Voceros de Pacto Trans, una plataforma de agrupaciones, y del Observatorio Ciudadano GLBTI coinciden en que la inclusión de tal alternativa es un ‘avance’ en su ‘lucha’.

Ana Almeida, del Pacto Trans, considera que “es un avance en la medida en que es un reconocimiento del género como una categoría legal”.

Publicidad

Explica que permitirá a quienes se identifican con la identidad femenina o masculina, así expresarlo en su cédula.

“Va a constituir un ejercicio de ciudadanía en pos de que no haya más discriminación”, opina Almeida.

Carlos Isaías, del Observatorio, asegura que se trata de “un avance en derechos” porque implicará un “reconocimiento social” hacia la persona que se identifica con un género, “que podría ser distinto a su sexo de nacimiento”, puntualiza.

Y anticipa que requerirá de “un cambio de mentalidad”.

Pero sectores afines a la religión rechazan este punto del proyecto de ley, justamente por su alcance sobre la sociedad.

Amparo Medina, coordinadora de la Red Vida y Familia, advierte que será ‘perjudicial’.

Publicidad

“El momento en que a usted legalmente le dan una identidad que no le corresponde, querrá ejercer un derecho para ingresar a espacios públicos”.

Y ejemplifica con el caso de un hombre transexual que se identifique con el género femenino y quiera entrar a un baño de mujeres.

“Se está afectando a la sociedad, por eso no estamos de acuerdo”, enfatiza Medina, al tiempo de recordar que grupos como la Red pidieron al Ejecutivo que vete este punto.

El presidente Rafael Correa objetó parcialmente el artículo 94 al pedir que la solicitud para la sustitución del dato del sexo por el del género, sea un acto revestido de ‘solemnidades’.

Almeida advierte que podría tratarse de más requisitos en el trámite, los cuales demandarían “más trabajo” para el interesado. Pero Isaías cree que sería para brindar ‘garantías’.

Él opina que hay que esperar al reglamento, donde espera se aclare si solo se reemplazan los campos (sexo por género) o se puede mantener a ambos. (I)

Intercultural
Dato quitado

Veto
El Ejecutivo pidió en su veto retirar de la cédula el dato de la autodeterminación intercultural (es decir, a qué pueblo o nacionalidad se pertenece) pues le veía “poca utilidad”. Pidió que se mantenga como parte del registro de la persona.

Proponente
La asambleísta Betty Jerez (AP) solicitó la inclusión de este dato durante el segundo debate del proyecto, en diciembre pasado. Ayer ella reiteró que era importante que aparezca en la cédula.