Por decimocuarto año consecutivo el Salario Básico Unificado (SBU) será definido por el Ministerio de Trabajo y no por consenso entre trabajadores y empleadores.

Ayer, la segunda reunión del Consejo Nacional de Salarios (Conades) para fijar el Salario Básico Unificado de 2016 no se pudo realizar debido, una vez más, a la ausencia del delegado de los trabajadores.

Ayer, Luis Poveda, representante de los empleadores al Conades, llegó antes de las 11:30 a la cita, pero tras una hora de espera, informó que al no haberse podido instalar la reunión tripartita (empleadores, trabajadores y un delegado del Gobierno) la decisión quedaba en manos del ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta.

El secretario de Estado tiene plazo hasta el 31 de diciembre para fijar el incremento al actual monto que está en $ 354.

Sin embargo, Poveda opinó que el incremento debería ser en proporción a la inflación proyectada, que es de 3,2%.

Poveda comentó que esta semana el Ministerio había convocado al dirigente Mario Molina, secretario jurídico de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en vez de Édgar Sarango, quien se encuentra detenido por participar en las protestas en contra de las enmiendas. Sarango había declarado, antes de ser apresado, que no asistiría a la reunión.

Según Poveda, el presidente del Conades, Lenin Cadena, explicó que al preguntársele a Molina la razón de su inasistencia a la reunión de ayer, había indicado que tenía un inconveniente personal.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) había mencionado días atrás que no participaría en estas conversaciones, pero sugería que el incremento fuera del rango del 45% para compensar la subida de precios por las salvaguardias. (I)