La Fiscalía Provincial del Guayas inició una investigación por supuestas injerencias durante el desarrollo de un proceso penal que se sigue en contra de ocho profesionales de la salud, entre ellos dos médicos de nacionalidad cubana.

Los implicados son investigados por la muerte de Jeramy, un recién nacido que en abril pasado sufrió graves quemaduras, al parecer, en la termocuna en la que lo trasladaron desde Milagro hasta Guayaquil.

Juan Vizueta, abogado de los padres del niño, denunció que el pasado jueves 10 diciembre, a siete días de que se instale la audiencia de sustentación de dictamen y preparatoria de juicio, un supuesto funcionario del Consejo de la Judicatura habría presionado al juez de la Unidad Judicial Penal Sur Valdivia, Juan Carlos Vizuete León, para que libere de responsabilidad a los dos galenos extranjeros.

El magistrado, según un documento que presentó Vizueta, se negó al petitorio y dejó sentado el incidente en una providencia. “A las 09:00 se introdujo a mi despacho un sujeto inidentificado que con prepotencia se dice ser de talento humano (...) ordenándome que libere a los ciudadanos cubanos...”.

La razón sentada por el juez señala que el mencionado funcionario, plenamente identificado según el abogado Vizueta, habría acudido al despacho en nombre de Gustavo Jalkh, presidente del Consejo Nacional de la Judicatura. Después del incidente, Juan Carlos Vizuete fue removido de su despacho y transferido a otra unidad.

El supuesto tráfico de influencias, tipificado en el artículo 285 del Código Orgánico Integral Penal y sancionado hasta con cinco años de prisión, también preocupa a los abogados Héctor Vanegas y Hernán Ulloa, defensores de otros de los procesados.

Ellos temen que en caso de beneficiar a los extranjeros, la responsabilidad por la muerte de Jeramy recaiga sobre sus clientes. “Si le han exigido al juez que exima de responsabilidad a unos procesados, eso va a implicar que tendrán que buscar a otras personas para endilgarles esa responsabilidad”, sostuvo Ulloa.

El pasado 19 de agosto les fue revocada a los galenos cubanos la medida cautelar de arresto domiciliario durante una audiencia en la que, según Juan Vizueta, también hubo supuesto tráfico de influencias. (I)