Casi 300 integrantes de la comunidad kichwa El Edén, en Orellana, protestaron ayer por una “situación financiera crítica” a causa de un presunto incumplimiento de pagos y de convenios por la empresa estatal Petroamazonas y varias subcontratistas.

Se trataría de las empresas Servicio Petroleros Galeth (Sepega), Constructora Villacreses Andrade (CVA), Construcciones y Prestaciones Petroleras (CPP), que según Luis Xavier Solís, vocero del Comité de Derechos Humanos de Orellana, han perjudicado a la comuna con unos $ 77.000.

Ante esta situación, dirigentes kichwas prevén realizar hoy un recorrido por Coca para exponer los detalles de la protesta y buscar el respaldo de autoridades locales y provinciales.

Basado en el testimonio del dirigente de la comuna, Claudio Alvarado, Solís contó que ayer representantes de las subcontratistas lograron reunirse con líderes de la comunidad, pero no tuvieron respuesta.

Publicidad

“Dijeron que hasta el 13 de noviembre esperan una solución, de lo contrario empezarán paralizaciones del transporte fluvial y dejarán a los trabajadores fuera de los campos petroleros”, expresó Solís.

Alexandra Almeida, dirigente de Acción Ecológica, indica que han acompañado a los comuneros desde ese entonces y que su inconformidad se centra en el incumplimiento de los acuerdos por parte de la petrolera.

“Ha habido más expropiaciones y daños que no han sido reparados”, dijo.

Alvarado expresó la tarde de ayer, en un comunicado, que seguirán las protestas. “Hemos hecho un sacrificio para ceder nuestro territorio para la explotación petrolera y a cambio solo solicitamos que se cumpla la palabra del Estado, reflejado en los convenios firmados...”.

La empresa estatal Petroamazonas asumió el control de los bloques petroleros de la zona de El Edén luego de que el Gobierno declarara la caducidad del contrato con la empresa Occidental (Oxy), en el 2006.

Esta semana, un tribunal internacional determinó que el Estado ecuatoriano debe indemnizarla. El monto es de más de $ 1.000 millones. (I)