Hasta las 04:30 de ayer duró la audiencia de flagrancia a la que fueron sometidos los indígenas detenidos el pasado lunes en el cantón Saraguro, la cual se realizó en el auditorio de la Corte de Justicia de Loja. Todos fueron detenidos ese día tras los violentos enfrentamientos en la vía Loja-Cuenca y en el centro de Saraguro.

La defensa apeló la prisión preventiva y el juez tendrá hasta tres días para resolver.

Moradores denunciaron un supuesto excesivo uso de gases por parte de policías y contra ellos el uso de palos, piedras y cohetes de pirotecnia, lo cual derivó que personas, incluidas niños y ancianos, sufrieran síntomas de asfixia.

Abel Sarango, alcalde de Saraguro, electo por Unidad Cantonal del Pueblo Saraguro, parte del movimiento Pachakutik, denunció que policías y militares persiguieron a unas personas.

Publicidad

“Le hemos denominado el día negro para Saraguro. No es que el pueblo Saraguro no haya querido dialogar, me acerqué a hablar con la dirigencia indígena y comprendieron la situación. El sábado acudió el intendente de Policía (Pablo Moncada) y se llegó a un acuerdo para abrir la vía, pero se pidió la presencia de la gobernadora (Johanna Ortiz) y de algunas autoridades zonales”.

Agregó que luego Ortiz le dijo que ella no ha aceptado (ir a Saraguro) y que el delegado (Moncada) no tenía autorización para aceptar aquello.

“Los menores de edad después de ser liberados nos comentaron de dónde los sacaron, de sus casas. (...) Mucha gente tiene fotos de cómo les golpeaban en el piso a la gente, de cómo los halaban del pelo, los sacan de las casas. A un menor de edad dentro de su casa forzando la puerta (entran) y a su abuelo, que trató de defenderlo, le echaron gas”, relató.

“En la tarde ya no era la confrontación de los manifestantes del movimiento indígena contra la Policía. La jefa política (María Farez), cuando estuvimos en la noche en reunión con la gobernadora le dijo con claridad que hay mucha equivocación en la actuación de la Policía y los militares” expresó.

Según Ortiz, existirían 11 policías heridos en los enfrentamientos y negó haberse comprometido con la comunidad indígena en ir a Saraguro a dialogar y ha presentado la denuncia ante la Fiscalía por secuestro de funcionarios, luego de que Farez y Morocho fueron entregados la noche del lunes en la Gobernación.

Ortiz afirmó que un policía retenido el pasado martes por supuestos manifestantes logró escapar durante la madrugada de ayer.

Decenas de militares permanecen en Saraguro. “Se ha dispuesto el personal necesario para garantizar el orden público y el libre tráfico de personas por las vías”, expresó la gobernadora Ortiz. (I)