Profundos cañones alrededor del río León, en la parroquia Susudel, del cantón Oña, en Azuay, con un clima cálido pese a que las mecetas más altas sobrepasan, en algunos casos, los 3.800 metros sobre el nivel del mar es el entorno del hogar del cóndor, especie a la cual hoy se le celebra su día nacional.

Jesús María Espinoza reside en la zona baja de Susudel y vive criando patos y cultivando, con sus hijos, café, moras y maíz.

Recuerda que de niño cuidaba ganado de sus padres y en el encañonado “aparecían esas enormes aves, sabíamos que el macho llevaba su corbatita blanca (un plumaje alrededor del cuello) y se paraba en las ancas de las vacas, él oía cuando le arreábamos, pero la hembra nunca se asustaba”, narra.

Espinoza relata que sus padres contaban sobre la convivencia del cóndor y que en esta zona no se sorprenden cuando una de estas aves pasa cerca, pese a que al volar despliega sus alas y pasa los cuatro metros.

Publicidad

Alejandro Valdiviezo, ‘Taita Alejo’, vive en la hacienda Shuracpamba, donde los cóndores han hecho sus nidos. Con Germania Ullauri, alcaldesa de Oña, desde el año pasado gestiona que a este lugar se lo declare área protegida, aún sin resultados positivos.

Según Waira Valdiviezo, hijo de ‘Taita Alejo’, en su propiedad han avistado cuatro cóndores, dos de ellos monitoreados por satélite por la Fundación Amaru, en la cual Ernesto Arbelaez, biólogo, realiza un seguimiento desde que se supo del nacimiento de un cóndor hembra en el 2014, con su nido en Poetate, frente a Shuracpamba.

En el cañón del río León hay dormideros, posaderos y puntos de ubicación de nidos, según Elman Donaula, jefe político que impulsa el Festival del Cóndor.

“La división de valles a más de 3.300 msnm; el paso de la misión geodésica, el camino del Inca, otros vestigios arqueológicos, el clima, la gente y el cóndor son razones para que la gente llegue”, dice Donaula.

Publicidad

La asociación de agroproductores Cóndor Arturito busca difundir productos con esa marca y apoyo para construir su mercado. Tejedoras también crearon su entidad, Hatún Kóndor, y hacen productos en telares para venderlos en ferias.

Consultados en este sitio dicen desconocer que el Ministerio del Ambiente tiene un plan para proteger al cóndor. “Mientras llega a esta zona, cumpliremos con protegerlo con nuestros medios, porque si ahora se habla de Susudel es porque este amigo vive por siempre con nosotros”, expresa Omar. (I)