Publicidad

‘Una tromba de agua incontenible’ arrasó casas en zona de Esmeraldas

Habitantes de 16 poblados en las parroquias Chontaduro y Chumundé vivieron momentos de pánico.

MERIBE, Esmeraldas. El agua llegó a los dos metros de altura en esta comuna y arrastró enseres de casas y bancas de una iglesia. Foto: redaccion

Habitantes de 16 poblados en las parroquias Chontaduro y Chumundé, en la zona rural del cantón Rioverde, vivieron momentos de pánico cuando una inusual creciente de los ríos Rioverde, Chumundé y Meribe, arrasó ocho casas e inundó alrededor de 200.

La correntada arrastró reses, cerdos, aves de corral y otros animales de cría. Una vivienda fue arrastrada 60 metros y otra más de 100. Las familias que en estas residían quedaron en la indigencia porque la crecida solo les dio tiempo para proteger sus vidas corriendo a zonas altas. No pudieron proteger los enseres y otras pertenencias.

Personal de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) y Dúval Guisamano Pantoja, alcalde de Rioverde, viajaron el pasado viernes a esos poblados. “Hemos llevado alimentos y toldos”, dijo Guisamano.

Hamber Ayoví fue uno de los afectados en el poblado Meribe. Él perdió su casa. “Era una tromba de agua incontenible, logramos salir de la casa a tiempo, pero el agua entró y la desbarató completamente, encontramos la casa destrozada 60 metros más abajo”, lamentó.

Los campesinos dijeron que el pasado miércoles, aproximadamente a las 16:00 cayó una tempestad que se prolongó hasta la madrugada del jueves anterior y en ese lapso los ríos empezaron a crecer. “Es incuantificable la cantidad de animales perdidos, principalmente cerdos y aves de corral, también las cosechas cerca de las riveras” dijo Santos Ayoví, de Meribe.

La casa de Pajita Banguera, en el recinto Mulumpaqui, fue arrastrada por el río hacia el recinto El Toro, 300 m río abajo. “Mi casa era pequeña y de madera, las tablas y el zinc los hallé 300 metros más abajo, quedé en la indigencia”, refirió.

Personal de SGR y del Municipio de Rioverde constataron que la correntada destruyó 3 casas en Meribe, 2 en Molumpaqui, 1 en Capulí, 1 en Guayabal y 1 en La Sierpe, dijo Luis Caicedo, presidente de la junta parroquial de Chumundé.

El agua cortó la vía a la parroquia Chumundé, a 43 km de Rioverde, y un puente peatonal ubicado a casi 12 metros sobre la cota del río Meribe fue alcanzado por la creciente y destruido en varios tramos. “Parecía el fin de mundo”, dijo un afectado. Para ir a estas comunas se debe viajar de 1 a 2 horas en carro y luego en lancha 3 horas. (I)

Redacción
Redacción

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?