La Superintendencia de Comunicación (Supercom) “no persigue”, respondió el organismo a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se reunió en Panamá del 6 al 9 de este mes e hizo un repaso sobre la situación de la libertad de expresión y de prensa en la región.

A través de un comunicado divulgado ayer, la Supercom, dirigida por Carlos Ochoa, rechazó lo que llamó “la injerencia” de la SIP, “cuyo pronunciamiento no representa los intereses de millones de ecuatorianos, que en un acto democrático votaron ‘Sí’ por la creación de una ley que regule a los medios de comunicación”.

Con motivo de su Reunión de Medio Año, la SIP dio a conocer este fin de semana un informe en el que observó, por ejemplo, los cuestionamientos del gobierno de Rafael Correa a las caricaturas de Xavier Bonilla (Bonil), el cierre de la cuenta de Facebook de Crudo Ecuador y de cuatro cuentas de Twitter críticas con el régimen por pedido de la empresa española Ares Right, “la misma que a nombre del canal público EcuadorTV ha logrado bajar de YouTube videos incómodos para el Gobierno”.

Otras preocupaciones fueron el uso de espacios gubernamentales para atacar a periodistas y a medios; por ejemplo, el enlace ciudadano que se transmite cada sábado y es dirigido por el primer mandatario, en el que se estructuran segmentos específicos como ‘La libertad de expresión ¡ya es de todos!” o ‘La cantinflada de la semana’, entre otros

Publicidad

Para la SIP, países como Venezuela, Ecuador o Argentina persiguen al periodismo, lo acosan, lo restringen a través de legislaciones y establecen censuras u obligan a la autocensura, expresó Gustavo Mohme, presidente de la SIP, durante el encuentro.

Mientras, Ricardo Trotti, director de la organización, manifestó su preocupación por las leyes restrictivas y la utilización de redes sociales para atacar a periodistas.

Sin embargo, de acuerdo con el comunicado de la Superintendencia, a la SIP no le preocupan “los 113 ciudadanos que han llegado hasta este organismo con sus reclamos, advirtiendo que sus derechos de la información y comunicación fueron vulnerados, le preocupa que se haya sancionado a 37 medios de comunicación”.

El organismo de control, presidido por Carlos Ochoa, agregó en el texto colgado en su web institucional: “No hay peor violación a la libertad de expresión que el silenciamiento de las mayorías en beneficio de unos pocos. Esta Superintendencia no persigue, democratiza, pluraliza y da voz al pueblo”.

Insistió, además, al final del boletín en que “ni un solo medio de comunicación ha sido cerrado por la Ley de Comunicación”.

Sobre el tema, la Secretaría de Comunicación del Ejecutivo no se pronunció hasta el cierre de esta edición. (I)

Otros informes
Colombia

De acuerdo con el informe preliminar de la SIP, en Colombia la violencia y la impunidad contra los periodistas se mantienen, al tiempo que aún se registran amenazas. En el 2014 se contabilizaron 131 agresiones y hubo 164 víctimas.

Brasil
La situación ha mejorado debido a que no se reportaron asesinatos de periodistas y hubo una reducción significativa en casos de ataques a la prensa. Se reconoce que disminuyó la censura judicial, aunque persiste la restricción a la libertad de prensa durante los periodos electorales.

Hoy, la información se reconoce como un derecho constitucional y un bien público; así como la comunicación es exigida por nuestros ciudadanos ecuatorianos con estándares de calidad”.Superintendencia de Comunicación, comunicado público