Los usuarios del sistema de transportación masiva Metrovía se quejan constantemente por retrasos de las frecuencias. Pasajeros comentan que en ocasiones los buses articulados y alimentadores han demorado en llegar a las paradas hasta 20 minutos.

La Fundación Metrovía refiere que el problema se origina, con mayor incidencia, en las denominadas horas pico por la invasión del carril exclusivo para los buses del servicio.

Y esa es una de las razones por las que la entidad solicitó al Concejo Cantonal, a inicios de este mes, que “regule de manera específica” las prohibiciones de usar los corredores especiales para la Metrovía.

El Concejo hizo eco de este pedido y con la ayuda de la Procuraduría Síndica del Cabildo se elaboró la Ordenanza Reformatoria y Codificación de la Ordenanza que crea y reglamenta el Sistema Integrado de Transportación Masivo Urbano de Guayaquil.

Publicidad

La reforma ya tuvo su primer aval. El martes pasado fue aprobada en primer debate por los 15 ediles y allí se establece una multa de un salario básico unificado ($ 340, valor que podría subir si el Gobierno aprueba un alza para el 2015) para quienes invadan el carril exclusivo de la Metrovía. Además, los conductores reincidentes pagarán el doble. El control se hará por medio de los agentes de tránsito y con cámaras.

La sanción que ahora se cobra por infringir la normativa es de $ 34. De aprobarse hoy la reforma en segundo debate, la aplicación comenzará en febrero.

Pero la aplicación de una multa más severa tiene opiniones diversas entre ciudadanos.

Edgardo Rodas, taxista, está en desacuerdo con el valor de la sanción. “Prácticamente es un sueldo básico, muy alto”, manifestó. En cambio, Christian López, a través de redes sociales, consideró que antes de cobrar multas se debería solucionar el problema del tráfico. “Al hacer un carril exclusivo para la Metrovía se redujo el espacio para el resto de vehículos y en ciertos sectores se ocasionan cuellos de botella”, acotó.

La concejala Susana González sostuvo que la multa va dirigida a los infractores “ y debe ser alta justamente para que sea por este motivo que eviten infringir la norma”.

Ronald Ruiz, chofer por 8 años de un bus de Metroquil, consorcio que administra la ruta 1 (Terminal Terrestre-Guasmo Sur), se mostró satisfecho con la nueva ordenanza. “A nosotros nos conviene porque llegaremos más rápido al punto. El problema que se da a diario retrasa las frecuencias, sobre todo en horas pico”, comentó.

Publicidad

Agregó que, normalmente, del sur al centro les toma llegar unos 15 minutos. Pero con la invasión del carril se demora 30 minutos.

Otros choferes de la Metrovía alegan que también están expuestos a riesgos por la impericia de ciertos conductores particulares que aguardan la oportunidad de ingresar a este corredor especial en calles transversales, lo que ha provocado que en más de un caso tengan que frenar bruscamente.

En un recorrido efectuado por EL UNIVERSO, esta situación es más notoria en las avenidas Domingo Comín y Carlos Julio Arosemena.

María Fernanda Torres, usuaria de la Metrovía, contó que en varias ocasiones ha presenciado accidentes por esa conducta de ciertos choferes de carros particulares. Dijo que también ha llegado tarde a su destino por esta situación. (I)

El carril exclusivo es para que el bus tenga rapidez, para que la gente pobre, de clase media, llegue más rápido a sus hogares; invadir el carril no le resuelve el problema a nadie”.Jaime Nebot Alcalde