José María Aznar: ‘Socialismo del siglo XXI retrocede’

‘Socialismo del siglo XXI retrocede’
‘Socialismo del siglo XXI retrocede’
“Si legisladores se convierten en jueces, los jueces en políticos y los políticos en legisladores y en jueces, evidentemente se hace un sistema que perturba en un país el proceso institucional”. José María Aznar, expresidente español Cortesía
14 de Julio, 2014
14 Jul 2014

José María Aznar encabezó el gobierno español durante ocho años. Y tras ese lapso dice haber cumplido la palabra que dio a los españoles: irse, porque lo considera bueno para la democracia.

Político de derecha, visitó Guayaquil el fin de semana y tuvo reuniones con la militancia de CREO, el movimiento que lidera el expresidenciable Guillermo Lasso. Aznar dialogó con este Diario en el hotel Hilton Colón.

¿Cuál es su visión actual de la democracia en Latinoamérica?
En líneas generales creo que hay más estabilidad política, más estabilidad económica, retroceso en el socialismo del siglo XXI y avances y consolidaciones muy importantes en países como los de la Alianza del Pacífico, que es una demostración de que un buen sistema político democrático más una economía libre producen una gran prosperidad.

¿Retroceso del socialismo del siglo XXI?
Sí, yo creo que está en retroceso, lo cual no quiere decir que no sea agresivo. Sus capacidades expansivas se ven claramente limitadas por sus graves carencias y crisis.

¿La muerte de Hugo Chávez tiene que ver con eso?
La situación de los países más expresivos del socialismo del siglo XXI es Venezuela, donde existen las deficiencias que he mencionado. Las amenazas continuas a la libertad, acoso a la oposición democrática y una catástrofe económica lamentable, pues es la expresión de esa debilidad.

¿Hay una división en Latinoamérica muy notoria entre derecha e izquierda?
Creo que hay una división creada justamente por el socialismo del siglo XXI y hay claramente un grupo de países que están en la cultura de la libertad, de la democracia, y otro grupo, en la cultura del populismo y del autoritarismo e intervencionismo.

¿Hay ‘revoluciones’ en Latinoamérica?
Eso son dialécticas del pasado, que no tienen la más mínima virtualidad, mecanismos de defensa de los que quieren mantener las posiciones políticas y los privilegios.

Pero quienes lo afirman dicen que lo ‘del pasado’ es volver al neoliberalismo.
Son los prejuicios de los fracasados. Miremos con los hechos, la situación de las economías de los países que forman la Alianza del Pacífico, pues veremos quiénes marchan bien y quiénes no, lo demás son palabrerías.

¿Sostiene la obra pública un proceso populista?
América Latina tiene una gran oportunidad. En estos últimos tiempos, merced a consensos que algunos denostan, se ha ganado estabilidad económica. Ya no existen las inseguridades macroeconómicas, las crisis de la deuda, la hiperinflación, en gran medida. Es una gran ventaja. Se ha producido en algunos países una expansión de la clase media y eso es absolutamente relevante, una reducción de la pobreza y una inserción creciente, no de Latinoamérica en su conjunto, pero sí de muchos de sus países, en la economía global. Todo eso es bueno, positivo. Como es positivo desarrollar el libre comercio, desarrollar todo eso que ayuda a la prosperidad de los hombres. En tanto que hay sociedades que están en todo lo contrario, en modelos cubanizados económicos, en modelos de autoritarismo económico, de falta de libertad que conducen a la pobreza, a la escasez a la falta de horizontes, claramente populistas, totalitarios.

Brasil parecía un país que estaba superando la pobreza, con las políticas de Lula da Silva, y las protestas contra el Mundial de Fútbol parecen contradecirlo.
Cuando nacen clases medias las posiciones de estas clases medias son diferentes. De alguna manera es más fácil sacar personas de la pobreza que satisfacer exigencias de las clases medias, porque esas exigencias requieren un recorrido más largo. Es más fácil crear una escuela que tener una educación de calidad. Es más fácil construir un hospital que tener una buena medicina. La emergencia de clases medias y sus exigencias demandan transformaciones políticas.

¿Cuál es el concepto que usted tiene de la reelección indefinida?
Yo concibo la democracia como un sistema de limitaciones y equilibrios. Cuando estos se rompen, los países pagan el precio. Un buen sistema institucional es el principal factor político y económico que tiene cualquier país. Marco de garantías jurídicas, estado de derecho e instituciones que se equilibran unas a otras.

En los sistemas parlamentarios no existe limitación de mandato porque quien elige es el Parlamento. Si usted quiere tener reelecciones ilimitadas, la lógica institucional dice que el sistema deje de ser presidencialista, pase a ser parlamentario, el presidente quede con poderes muy reducidos y haya un primer ministro que pueda ser revocado por el Parlamento.

La propuesta, en un escenario teórico, de eliminar la limitación de mandatos, afecta al núcleo duro constitucional. Cuando se hace, debe ser consensuado con las fuerzas políticas o consensuado con los ciudadanos, a través de las urnas.

“Si legisladores se convierten en jueces, los jueces en políticos y los políticos en legisladores y en jueces, evidentemente se hace un sistema que perturba en un país el proceso institucional”.
José María Aznar, expresidente español

José María Aznar: ‘Socialismo del siglo XXI retrocede’
Política
2014-08-03T03:39:30-05:00
José María Aznar encabezó el gobierno español durante ocho años. Estuvo de visita en Guayaquil y tuvo reuniones con la militancia de CREO.
El Universo

Lo más leído