Aclarar la facultad de la “emisión de dinero electrónico” por parte del Banco Central (BCE), así como establecer un mecanismo para que el usuario no sea obligado sino que pueda solicitar de forma voluntaria este medio de pago, son algunos de los cambios que proponen el gremio del sector bancario y una experta, a propósito de la próxima entrada del sistema.

César Robalino, presidente de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE), sugirió el 20 de este mes, a través de una carta dirigida al presidente del Banco Central, que se incluya en los considerandos de la regulación que el BCE, “por efectos del sistema monetario de dolarización existente, está impedido de emitir o acuñar moneda”.

Además, considera que el BCE solo podrá emitirlo antes de la apertura de cuentas con depósitos constituidos por especies monetarias.

Es que en el artículo 1 de la Regulación Nº 055-2014, de marzo pasado, se indica que este dinero “es emitido privativamente por el BCE sobre la base de políticas y regulaciones que expida el organismo regulatorio competente”. También se indica que se registrará en el pasivo de la institución.

Publicidad

Por ello, la asociación también sugiere que se deje por escrito que un usuario de dinero electrónico podrá recibir sin condicionamiento alguno dólares físicos del emisor del dinero electrónico, si ha solicitado el canje, y que el saldo final se lo registre en el sistema de canje del balance del BCE.

Robalino pidió a directivos del Central tener una reunión para tratar el tema, pero esta audiencia aún no se concreta.

Entre tanto, Rosa Matilde Guerrero, especialista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), indicó que para que un medio de pago sea útil debe ser demandado por los usuarios, para lo cual la confianza y la seguridad de los clientes son elementos importantes.

Sin embargo, para la experta esto no está claro cuando en la regulación se indica que “es aceptado con poder liberatorio ilimitado y de libre circulación, reconocido como medio de pago por los agentes económicos y para el pago de obligaciones públicas de conformidad con las normas que dicte el organismo regulatorio competente”.

La regulación del Central plantea que cada ciudadano podría tener un monedero electrónico y una cuenta de dinero electrónico, y hacer transacciones con un dispositivo móvil u otros aparatos tecnológicos.

La regulación indica que en septiembre próximo el gerente del Central deberá expedir un ‘Manual de procedimiento y operación del sistema de dinero electrónico’ y el reglamento de participantes.

El dinero puede almacenarse o intercambiarse a través de dispositivos electrónicos, tarjetas inteligentes, computadoras, etc.

Según el BCE, el proyecto cumplirá con objetivos estratégicos, como la inclusión financiera y la modernización de los sistemas de pagos, incorporados en el Estatuto Orgánico en enero de este año. El proyecto también busca potenciar las redes de organizaciones del sistema popular y solidario, y reducir los costos transaccionales.