El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, pidió el martes al Vaticano que ayude a lograr la liberación de un contratista estadounidense que permanece encarcelado desde el 2009 en Cuba, acusado de delitos contra la seguridad de la isla.

Kerry, el primer secretario de Estado de Estados Unidos católico en más de 30 años, visitó el Vaticano en su viaje a Kuwait para mantener conversaciones con los principales asesores del Papa Francisco, entre ellos, el secretario de Estado de la Santa Sede, Arzobispo Pietro Parolin.

Las conversaciones se enfocaron en Oriente Medio y los esfuerzos para poner fin a la guerra civil en Siria antes de la realización de una conferencia de paz en Ginebra, prevista para finales de este mes.

"Hablamos también sobre Cuba y de la necesidad de respeto a la libertad de religión y el respeto de los derechos humanos", dijo Kerry a periodistas.

Publicidad

"Saqué el tema de Alan Gross y su encarcelación, y esperamos que pueda haber asistencia con respecto a ese punto", dijo.
Gross fue sentenciado a 15 años de cárcel por instalar redes de Internet a la comunidad judía en Cuba como parte de un programa de Estados Unidos que La Habana considera subversivo.

Su arresto en el 2009 y su posterior condena en marzo del 2011 enfrió un breve período de distención en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, después que el presidente Barack Obama asumió su cargo y rápidamente flexibilizó las restricciones a los viajes y las remesas que los cubano-estadounidenses envían a sus familias en la isla.

El Vaticano mantiene buenas relaciones diplomáticas con Cuba. El Papa Benedicto XVI y el Papa Juan Pablo II realizaron importantes visitas a la isla caribeña.

Parolin, quien será elevado al rango de cardenal el próximo mes, es el segundo más alto en la jerarquía del Vaticano después del Papa.

"Hablamos largo y tendido sobre Siria. Estaba particularmente agradecido de que el arzobispo planteara el tema e igualmente agradecido por los comentarios del Santo Padre (...) ayer con respecto a su apoyo al proceso de Ginebra 2", dijo Kerry a periodistas.

El Papa Francisco pidió una renovada voluntad política para poner fin al conflicto en Siria, en un discurso dirigido a diplomáticos en el Vaticano el lunes, y dijo que esperaba que la conferencia de Ginebra 2, el 22 de enero, bajo los auspicios de la ONU, fuera el inicio de un proceso de paz.

Kerry dijo también que informó a Parolin sobre el proceso más amplio en Oriente Medio entre Israel y los palestinos.
El Vaticano quiere un acuerdo de paz que garantice el libre acceso a todos los lugares religiosos de la ciudad, que es sagrada para todo el cristianismo, el islam y el judaísmo.

"A nivel personal fue muy emocionante para mí (...) como un monaguillo, como un chico joven, que nunca habría imaginado que estaría cruzando el umbral del Vaticano para encontrarme, como Secretario de Estado, con el Secretario de Estado de la Santa Sede", dijo Kerry en alusión a su visita a la Ciudad del Vaticano.