Hace 35 años la familia Peralta colocó un pequeño quiosco de madera en la esquina de Bolivia y Los Ríos. Hoy es El Sabrosón, cuyo propietario, Gustavo Peralta, recuerda que no tuvo solo la idea de vender sus sándwiches de chancho y pavo.

“Primero vendíamos tostadas y colas. Yo llegué a Guayaquil hace más de 40 años desde Cuenca. Puse el quiosco porque estaba desempleado. Siempre tuve el deseo de superarme”, recuerda Peralta.

El intenso pedido de sus clientes para que aumentara el menú hizo que el propietario de El Sabrosón añadiera el sándwich de chancho. Esto sirvió de experiencia en los siguientes años para mejorar los servicios que ofrece este negocio.

“Cuando comenzamos con la venta de sándwiches teníamos que buscar hornos en el centro para que nos hicieran los panes. Después ya construimos el nuestro en una casa que compramos. A los seis meses de colocar el quiosco añadí el sándwich de chancho”, explica.

Publicidad

Y en la época navideña, el movimiento de este negocio aumenta ostensiblemente con la venta y encargos de hornear pavos y piernas de chancho. Dice que incorporó la venta de estos productos. Peralta señala que generalmente durante el año llegan clientes a comprar las piernas para reuniones sociales. “Al principio no queríamos vender la pierna sola porque tenemos lo medido para vender sándwiches. Luego nos decidimos a hacerlo porque lo que se trata es de dejar satisfecho al cliente”, añade.

Para Navidad tienen proyectado vender entre 800 y 1.000 piernas de cerdo. Asimismo, piensan ofrecer 300 pavos. La mayoría de estos productos son importados desde Canadá y Estados Unidos. Peralta resalta que sí invierte en las avícolas y granjas locales, pero que algunas no cumplen con el volumen que ellos piden por lo que deben recurrir al exterior.

“Nosotros tenemos 32 trabajadores como base y en diciembre por lo menos tenemos que contratar 15 más. Es muy complicado el trabajo en esa época porque debemos levantarnos a las cinco de la mañana e ir a descansar a las doce de la noche”, cuenta.

En años anteriores, para esta época han tenido que hornear cerca de 150 pavos al día.

“El mes de diciembre se duplican las ventas. Todos los años son variables porque ahora se venden 10 piernas de chancho al día, pero en Navidad se llega a 60”, indica.

Peralta tiene cuatro locales en la ciudad y guarda con cariño cada uno de los momentos que ha pasado en el sector que lo ayudó a crecer comercialmente. “Por aquí vi que no había negocios parecidos. La clave es la perseverancia y constancia que hemos tenido”, dice.

Generalidades
Venta de Carne

Locales
Desde el 15 de diciembre aumentan los clientes que reservan los pavos y piernas de cerdo. También se brinda la opción de hornear estas carnes en los locales. La presencia de personas que optan por el servicio se extiende hasta el 31 de diciembre.

Uno se ve en la necesidad de saber lo que el cliente busca, porque no se trata de complacer lo que uno quiere. Queremos que el cliente siempre se vaya satisfecho en cada uno de sus pedidos”.Gustavo Peralta Dueño de El Sabrosón