Actualizado a las 17:32

Un agente de la Agencia de Seguridad del Transporte de EE.UU. (TSA) resultó muerto y siete personas más heridas luego de que un individuo con un fusil de asalto irrumpiera hoy en la terminal 3 del aeropuerto de Los Ángeles. El hombre, de 23 años según algunos medios, disparó indiscriminadamente hasta que fue reducido por la Policía.

"Muchos agentes fueron tiroteados, uno de ellos con resultado de muerte", indicó la TSA en un comunicado.

"Estoy profundamente entristecido al tener que informar que un empleado de la TSA fue asesinado mientras estaba de servicio en el aeropuerto internacional de Los Ángeles. Otros empleados de la TSA resultaron heridos en el tiroteo", indicó el administrador del organismo, John Pistole, en un correo electrónico dirigido a los empleados.

Publicidad

En el correo, Pistole señala que el presunto atacante "se encuentra bajo custodia".

No está claro si el atacante resultó herido, si bien la cadena de televisión CNN indicó que recibió varios disparos en el pecho antes de ser detenido por la Policía.

Medios locales aseguran que el autor del tiroteo es Paul Ciancia, un joven estadounidense de 23 años.

Por su parte, fuentes del FBI, confirmaron que siete personas resultaron heridas en el tiroteo, aunque precisaron que la situación está bajo control y no se perciben "amenazas adicionales".

Patrick Gannon, jefe del cuerpo de Policía del aeropuerto de Los Ángeles, explicó que un hombre entró en la terminal 3, sacó un rifle de asalto de una bolsa y abrió fuego tras lo que accedió al área de seguridad y efectuó varios disparos más antes de adentrarse en el aeropuerto, donde fue reducido por la Policía.

La situación de seguridad en el aeropuerto ha vuelto a la normalidad, según afirmó en una rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti. "Es una zona segura para todos los que están en el aeropuerto", aseguró

La Administración Federal de Aviación implementó por varias horas una orden para que permanezcan en tierra todos los vuelos en el país que se dirigen a Los Ángeles.

Viajeros describieron una escena caótica mientras el personal de seguridad del aeropuerto evacuaba las terminales y enviaba a los pasajeros a las pistas. Cientos de personas permanecían reunidas junto a las aeronaves mientras las autoridades investigaban lo ocurrido.