La Corporación Andina de Fomento (CAF) presentó la semana pasada en Quito el reporte de Economía y Desarrollo 2013, sobre Emprendimientos y su relación con la productividad en América Latina. Pablo Brassiolo, quien lideró la investigación explicó los resultados.

¿Qué aborda el informe?

La abundancia de empresas muy pequeñas y la escasez relativa de medianas y grandes, de alguna manera están conectadas y llevan a la región a un círculo de baja productividad e informalidad; la idea del reporte es que las políticas tienen que tratar de romper este círculo vicioso.

¿Cómo se conseguiría?

Publicidad

Identificando los emprendimientos, sobre todo los pequeños que tienen potencial de crecimiento, favoreciendo la expansión de empresas medianas y grandes.

¿Cuáles serían los mecanismos?

Políticas para generar talento empresarial y espacios de encuentro; financiamiento; reducir el costo de innovación, políticas de empleabilidad...

En el caso del Ecuador, ¿hay alguna conclusión?

Está en una situación muy parecida al promedio de la región, cuando miramos la distribución de la población activa en función de si está emprendiendo, hay un 33% (de) emprendedores, porque tienen algún tipo de negocio, un 30% son empresas unipersonales y solo un 3% son medianas y grandes que contratan trabajadores. Una de cada 3 personas se podría catalogar como emprendedora.

¿Cuál es el siguiente paso?

Que estos resultados lleguen a discusión de políticas públicas.