El abogado que defiende a Ecuador en el caso que este país sigue en Estados Unidos contra los expropietarios de Filanbanco considera que el fallo emitido por el tribunal del condado de Miami-Dade que desestimó su demanda estuvo basado en la “equivocada premisa” de que se buscaba incautar propiedades de los Isaías en Miami, publicó ayer el diario El Nuevo Herald.

“El motivo era recuperar el saldo del balance, no incautar, así que la Corte no estaba autorizada a considerar lo que ocurrió anteriormente”, dijo Alvin Davis, de la firma Squire Sanders. Ecuador ha anunciado que apelará la decisión emitida el 30 de mayo pasado.

En el fallo se recoge que los demandados “pudieron haber cometido los hechos que alega Ecuador”; “sin embargo, la manera en la cual Ecuador ha intentado corregir esos hechos no es consistente con las leyes y políticas de Estados Unidos”.

Los Isaías, señala el diario, “consideran el fallo como una victoria contra un gobierno totalitario que en el 2008 les incautó unos $ 400 millones en propiedades, empresas y canales de televisión” en Ecuador.

“El fallo definitivamente reconoce que no existen leyes o un proceso debido en Ecuador”, dijo Roberto Isaías, de 68 años, cita la publicación.

El Nuevo Herald reseña que “los Isaías viven en Cocoplum, un exclusivo reparto ribereño de Coral Gables, y en los últimos trece años se han dedicado a una variedad de negocios, desde inversiones inmobiliarias y petroleras hasta la creación de una red de escuelas privadas. En el primer piso de un elegante edificio que construyeron en Coral Way están las oficinas de un nuevo emprendimiento familiar: CNN Latino. Una empresa controlada por una nueva generación de los Isaías tiene la concesión de la cadena nacional CNN para emitir programación hispana”.

Y además han lanzado canales en Nueva York, Orlando y Tampa, según Luis Isaías, hijo de Roberto, quien comentó que ahora están negociando con un canal local para emitir esa programación en Miami.

El fallo reconoce que no hay proceso debido en Ecuador. Espero que el Gobierno se fije y no siga con este albur de seguir atrás de las cosas... Queremos tranquilidad”.