Por favor, ayúdeme. Creo que tengo hongos en los oídos. Se me ponen rojos y me pican las orejas, especialmente por las noches. No puedo dormir. Pasa el tiempo y no me sano.
Mateo,
Guayaquil

La otitis externa es una entidad clínica de alta incidencia en la población general, propia de los climas tropicales o subtropicales, en condiciones de alta temperatura y humedad. Es una consulta frecuente para pediatras, médicos generales y otorrinolaringólogos.

Se la puede dividir en tres tipos:

Publicidad

  • Otitis externa eccematosa (se relaciona con dermatitis atópica, psoriasis, dermatitis de contacto, lupus, neurodermatitis). Los alérgenos que producen este tipo de dermatitis están en los pendientes (aretes) que contienen níquel, y también en los productos de belleza (aerosoles para el pelo, lociones o tinturas).
  • Otitis externa micótica (por hongos) y otitis externa maligna o necrotizante, que es causada por las bacterias Pseudomona, Staphylococcus y el hongo Aspergillus fumigatus.

En condiciones normales, el cerumen constituye una barrera protectora oleosa, con pH ácido, que contiene lisozimas con actividad antimicrobiana y antifúngica, pero al producirse una ruptura en el equilibrio fisiológico, este medio se alcaliniza favoreciendo la proliferación de microorganismos comensales y patógenos.

Una de las causas predisponentes de la otitis externa es la limpieza excesiva con elementos no apropiados que generan traumatismos locales, cambios de pH de la piel por lavados con agua jabonosa o uso de gotas alcalinas.

Dentro del diagnóstico diferencial de la otitis externa eccematosa se encuentra la otitis media supurativa, dermatitis seborreica (conducto seco con escaso cerumen, eritematoso, escamoso y brillante), psoriasis (con lesiones en otras partes del cuerpo, hiperqueratósicas y liquenificadas) y la dermatitis de contacto (tras la exposición a alérgenos tópicos, provocando prurito, edema y erupción eritematosa y papular).

Publicidad

La otitis externa micótica es producida por hongos saprófitos oportunistas, y es la responsable del 10% de todas las otitis externas. La causa más frecuente son los tratamientos prolongados con gotas óticas de antibióticos o la exposición continua al agua. Los patógenos más frecuentes son Candida albicans y Aspergillus niger, y el síntoma principal es el prurito asociado a descamación.

Esta enfermedad tiende a ser crónica y recurrente, lo que repercute en la calidad de vida, impidiendo descansar por la noche y dificultando la concentración en el trabajo. Esta patología se encuentra extendida en todo el mundo, y es frecuente en personas adultas. La especie de hongos (dermatofitos) intervienen muy poco como agente causal, y para descartar la presencia de hongos es necesario realizar examen de laboratorio directo (KOH) y cultivo.

Publicidad

Como recomendación final se sugiere consultar también con médicos especialistas en oído (otorrinolaringólogos) para un buen diagnóstico y tratamiento.

Dr. Manuel Briones I.,
dermatólogo