Publicidad

Hijos de la Ilustración: aristocracia francesa y juventud

Escrito con un delicioso estilo sin comprometer por ello la rigurosidad histórica, Craveri plantea un interesante enfoque sobre las encrucijadas de una época a través del prisma biográfico de estos “últimos libertinos”.

El ascenso de Luis XVI al trono parecía abrir una época de grandes cambios en la aristocracia francesa. Una época que permitiría a su juventud conciliar sus privilegios de casta, con los vientos de la Ilustración; vientos de tolerancia, justicia y ciudadanía. Ya desde mediados del siglo XVII la aristocracia francesa había exhibido síntomas de una transformación ante el lento ascenso de la burguesía, por un lado, y la búsqueda de una identidad propia frente a la monarquía. En su libro Los últimos libertinos (traducción de Mercedes Corral. Editorial Siruela, Madrid. 2018, 464 páginas), Benedetta Craveri nos da cuenta de la vida de un grupo de aristócratas cuya juventud coincidió precisamente con ese momento de gracia de la monarquía francesa. Momento de culminación de su esplendor y vitalidad, y que, a su vez, significaría el anuncio de su caída. Refinados, aventureros y seductores, los siete personajes que son los protagonistas de esta interesante obra, son presentados por la autora como arquetipos de una nueva época, héroes y víctimas a su vez del encuentro de dos mundos.

Benedetta Craveri es una escritora, crítica literaria e historiadora italiana.

Cada uno a su manera, a todos los unía el desdén por las viejas tradiciones, sin dejar de ser beneficiarios de ellas. «Nos burlábamos de las antiguas usanzas, del orgullo feudal de nuestros padres y de la solemnidad de su etiqueta, pero sin dejar de disfrutar de todos nuestros privilegios», escribiría muchos años más tarde el conde de Ségur. Y luego añadía. «Libertad, realeza, aristocracia, democracia, prejuicios, razón, novedades, filosofía, todo esto contribuiría a hacer felices nuestros días, y nunca un despertar tan terrible fue precedido por un sueño tan dulce y por unos sueños tan seductores».

Ségur, junto con el duque de Lauzun, el duque de Brissac, el conde de Narbone, el caballero de Bouffers y el conde de Varudreuil se verán llevados por las circunstancias históricas y sus condiciones de linaje a destinos inciertos. Unos terminaron en el exilio, otros optaron por las armas, pero todos tuvieron que pagar un alto precio por su sensualidad y su cortejar con el poder. Escrito con un delicioso estilo sin comprometer por ello la rigurosidad histórica, Craveri plantea un interesante enfoque sobre las encrucijadas de una época a través del prisma biográfico de estos “últimos libertinos”.

Craveri (Roma, 1942)i es una conocida crítica literaria, autora de varias obras, entre las que se destaca La civilización de la conversación, un libro que en su momento ya lo hemos recomendamos en esta columna. Ambos libros pueden ser ordenados a la casa editorial o a librerías en España. (O)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?