Una revisión de estudios de la Clínica Amnios In Vitro Project (Madrid) asegura que el estilo de vida y el tipo de dieta de una persona, determina la fertilidad de mujeres y hombres.

Marian Chávez, directora médica de la clínica, explica que una mala alimentación, situaciones de estrés, el consumo de tóxicos como estupefacientes o tabaco, la ingesta de alcohol, la contaminación, el sobrepeso y el sedentarismo tienen "consecuencias en la capacidad reproductiva de las personas".

Una investigación publicada en el último número de la revista 'Current opinion in Obstetrics & Ginecology', citada por el portal abc.es sugiere que un mayor consumo de fruta, una reducción de la ingesta de comida basura y bebidas azucaradas y una dieta de baja carga glucémica pueden facilitar la búsqueda del embarazo. Además, recomienda adoptar durante la búsqueda del embarazo una dieta general sana o de tipo mediterráneo.

Chávez sugiere seguir la dieta mediterránea por sus múltiples ventajas. Por ejemplo, ayuda a controlar el peso e incrementa la sensación de bienestar físico.

La dieta mediterránea es conocida por sus beneficios para la salud, pero una nueva investigación señala que incluso ayuda a mantener la juventud genética, informa este miércoles la revista médica British Medical Journal (BMJ).

"Es un patrón alimentario adecuado para todas las edades y muy recomendable tanto en la búsqueda del embarazo como durante la gestación ya que, entre otras ventajas, puede ser un aliado frente a la diabetes gestacional", comenta la especialista. Además, un estudio publicado en 'Human Reproduction', asegura que esta dieta mejora la calidad del semen.

Una investigación publicada en el último número de la revista 'Andrología' enumera algunos factores que causan esta infertilidad masculina:

  • El consumo de tabaco, alcohol y drogas recreativas (cannabis, opioides y anabolizantes),
  • Malos hábitos nutricionales, obesidad y síndrome metabólico;
  • Estrés térmico genital (por la exposición al móvil, portátil, ropa interior ajustada o baños calientes),
  • Exposición a disruptores endocrinos (bisfenol 4, ftalatos o pesticidas) y
  • Estrés.

Para corroborar lo antes mencionado, otro estudio publicado en el European Journal of Preventive Cardiology ("Revista Europea de Cardiología Preventiva") también reveló que el consumo excesivo de alcohol del hombre (es decir, tomar cinco o más tragos en un día) antes de la concepción incrementa la probabilidad de estos defectos de nacimiento en un 52%, en comparación con el 16% para mujeres, según recoge el portal de BBC. (S)