El cigarrillo electrónico IQOS (siglas en inglés de la frase: "dejé de fumar de manera común") recibió la autorización de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) para comercializarse como un producto "de riesgo modificado" (MRTP).

El producto, de la marca Philip Morris International (PMI), es el primero que recibe este tipo de autorización, según resaltó la empresa en un comunicado.

Es un dispositivo que calienta el tabaco pero no lo quema, por lo que se considera que reduce significativamente la producción de químicos nocivos y potencialmente nocivos.

"La decisión de la FDA es un hito histórico en salud pública. Muchas de las decenas de millones de hombres y mujeres estadounidenses que fuman hoy dejarán de fumar, pero muchos no lo harán. La decisión de hoy hace posible informar a estos adultos que, cambiarse completamente a IQOS es una mejor opción que seguir fumando. La mejor opción para la salud es nunca empezar a fumar o dejar de fumar por completo. Para aquellos que no dejan de fumar, lo mejor que pueden hacer es cambiarse a un producto libre de humo científicamente fundamentado", comentó André Calantzopoulos, director ejecutivo de PMI.

La compañía calcula que hasta el 31 de marzo pasado hubo 10,6 millones de fumadores adultos que dejaron de fumar en el mundo y se cambiaron a IQOS. (I)