Recibir una llamada de un número desconocido es normal, pero resulta muy sospechoso cuando la línea es del extranjero, sobre todo si es de algún país que nunca ha visitado o donde no tiene familiares o amigos. Muchas personas seguro se han visto tentadas en devolver la llamada para salir de la incógnita, pero esta acción podría ser un gran error, pues es una estafa.

Wangiri es un fraude telefónico que surgió en Japón por el año 2010. También es conocido es español como “una llamada y corta” o “un toque y corte”, mientras que en inglés se conoce como “One Ring”.

La artimaña consiste básicamente en un marcador telefónico automático que produce múltiples llamadas por minuto y las corta después de uno o dos timbrados como máximo, para incitar a los receptores a devolver la llamada. Algunas veces las llamadas perdidas son múltiples y al ver muchas llamadas desde un mismo número el usuario incauto puede creer que se trata de una situación de urgencia.

Si la víctima decide devolver la llamada, esta se enruta a un costoso número de tarifa premium. Luego se lo obliga a permanecer en la línea el mayor tiempo posible. Cuanto más tiempo permanezca en la línea, más dinero ganarán los estafadores.

Para lograr esto, los timadores confían en una combinación de ingeniería social y psicología. El portal Howtogeek detalla que algunas víctimas informaron que les dijeron que habían ganado un premio, generalmente dinero, y se les anima a esperar en la línea para reclamarlo. Otros simplemente prueban la paciencia de la víctima al someterla a escuchar música sin ningún otro incentivo.

Alertas sobre esta estafa se han dado en Reino Unido, Canadá, Irlanda y Nueva Zelanda, entre otros. En los Estados Unidos, la FCC ha advertido a los consumidores al respecto. En Ecuador recientemente la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) advirtió que se están recibiendo llamadas telefónicas de origen internacional fraudulentas con el prefijo 00226, correspondiente a África Occidental.

El portal Howtogeek detalla que las víctimas informaron haber recibido llamadas desde números de países africanos como Mauritania, Liberia, Comoras y Chad, así como de pequeñas naciones del Pacífico como las Islas Cook y Nauru. No obstante también se han reportado llamadas desde otros países, como Turquía e incluso Suiza.

Se recomienda no contestar a este tipo de llamadas provenientes del países extranjeros donde no se tenga familiares ni relaciones comerciales; además, si tiene llamadas perdidas lo mejor será no devolverlas. Si por error se contesta o devuelve la llamada, no brinde ningún dato personal y cuelgue de inmediato. (I)