Publicidad

Gracias, Matilde

"La batalla por el sufragio femenino la emprendió, en la década del 20 del siglo pasado (1924), una mujer llamada Matilde Hidalgo Navarro de Procel".

Matilde Hidalgo de Procel (1889-1974). Foto: redaccion

Votar es hoy una acción natural para las mujeres ecuatorianas. Al igual que estudiar, se trata de un derecho y nadie lo cuestiona. Pero no siempre fue así. El derecho de votar estaba reservado, hasta la segunda década del siglo XX, exclusivamente para los hombres. Para que eso cambiara, hubo que luchar. La historia nos ha enseñado que muchos de los derechos de los que hoy gozamos se han conquistado con luchas. Y la batalla por el sufragio femenino la emprendió, en la década del 20 del siglo pasado (1924), una mujer llamada Matilde Hidalgo Navarro de Procel. Ella, una lojana nacida en 1889, y que es, además, la primera médica ecuatoriana, fue quien reclamó y peleó por su derecho al voto, y con su acción abrió el camino del sufragio y de la participación política para todas las mujeres ecuatorianas y latinoamericanas.

A la doctora Hidalgo hay que rendirle homenaje y el mejor homenaje es estudiarla, saber quién era ella, dimensionar el valor de su trabajo y honrarlo. Fue una feminista, una adelantada de su tiempo. Una mujer excepcional, en una época en la que aún se creía que el lugar natural de la mujer era el ámbito doméstico.

A la doctora Hidalgo hay que rendirle homenaje y el mejor homenaje es estudiarla, saber quién era ella, dimensionar el valor de su trabajo y honrarlo".

A Jenny Estrada Ruiz, historiadora guayaquileña, fundadora del Museo de la Música Popular Julio Jaramillo, le debemos la biografía de esta pionera tenaz: Matilde Hidalgo, una mujer total, un libro que vio la luz en 1981, siete años después de que la doctora Hidalgo falleciera, a los 85 años de edad (murió el 20 de febrero de 1974), tras una larga y fructífera senda recorrida.

Fue el libro con el que Jenny Estrada comprendió que su camino era el de la investigación histórica. Lleva innumerables reediciones. En una de ellas se incluyó una selección de los poemas de la doctora Hidalgo (también escribía poesía), realizada por la crítica literaria Cecilia Ansaldo. En uno de sus poemas, titulado El deber de la mujer, Matilde Hidalgo dice: “Es preciso abrirse paso/ entre envidia y mezquindades/ y burlando tempestades/ dedicarse ya a estudiar/ El estudio sublimiza/ enaltece y dignifica;/ es la Ciencia la que indica/ los medios de progresar”. Lo escribió en Loja en 1912.
El director César Carmigniani se ha encargado de llevar a la pantalla la vida de Matilde. Un premio lleva su nombre. También una maternidad. Se ha hecho incluso una obra de teatro musical sobre su trayectoria.

Casi al final de 2019, la Asamblea Nacional resolvió instituir el 9 de junio como el Día Nacional del Voto Femenino en Ecuador, en honor a que en una fecha como esa, el Consejo de Estado le dio respuesta favorable a la lucha de Matilde. De manera que este año, por primera vez, se celebrará en Ecuador esta festividad. Ese día, desde el MAAC, conversaremos de modo virtual con la historiadora Jenny Estrada sobre esta mujer pionera, que con su hazaña nos dio voz y voto a todas las mujeres ecuatorianas. Ese es su gran legado. Por ello, todas debemos decir: ¡Gracias, Matilde! (O)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?