La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnur) es la oficina de la ONU encargada principalmente de promover y proteger el disfrute y la plena realización de los derechos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas y en las leyes y tratados internacionales de derechos humanos, para todos los seres humanos.

Como Alto Comisionado, el funcionario que se encargue de esta labor está expuesto a todo tipo de peligros y responsabilidades que conllevan su trabajo, sumándose a esto las presiones políticas y los intereses de los diferentes países donde haya conflictos que traten de opacar o que vayan en contra de los derechos humanos.

Sergio (Wagner Moura) y Carolina (Ana de Armas) en 'Sergio'.

Uno de esos funcionarios fue Sergio Vieira de Mello, un brasileño que trabajó con Naciones Unidas durante 34 años. Empezó en 1969 y entre sus logros se encuentran: Enviado a Bangladés durante su independencia en 1971. Trabajó con refugiados durante la invasión de Chipre, en 1974, por Turquía, tres años en Mozambique durante la guerra civil que siguió a la independencia de este país de Portugal en 1975, y tres más en Perú. Fue consejero político de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano entre 1981 y 1983. Ya entrado en la década de los 90 se involucró en la limpieza de minas en Camboya y, posteriormente, en Yugoslavia. Trabajó en la crisis de los refugiados en África central, fue vicesecretario general de la ONU, fue enviado especial de Naciones Unidas en Kosovo tras el fin del control serbio de esta exprovincia yugoslava en 1999.

Publicidad

Antes de ser nombrado Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos en 2002 fue el administrador provisional de Naciones Unidas en Timor Oriental (1999 a 2002), asistiendo a la excolonia portuguesa, hasta entonces ocupada por Indonesia, en su independencia. También fue representante especial en Kosovo, coordinador de las operaciones humanitarias en el cuartel general de las Naciones Unidas. Su último trabajo fue en el 2003, cuando fue designado como Representante Especial de Naciones Unidas en Irak. Por su labor, el nombre Sergio fue mencionado como posible candidato a la sucesión de Kofi Annan, quien fuera secretario general de la ONU (1997 a 2006).

Wagner Moura y Camila Pitanga en 'Paraíso Tropical'.

En la película Sergio, dirigida por Greg Barker (quien también dirigió el documental del mismo título en 2009 sobre el diplomático), el actor brasileño Wagner Moura encarna a De Mello. Recordamos a Moura por sus papeles en las dos entregas de la película Tropa de élite, como Pablo Escobar (2017-2017) en la serie Narcos (2018) de Netflix, en Carandirú (2003), en la novela Paraíso Tropical, entre otros.

En Sergio, Moura logra darle el carácter y carisma a su papel. Para lo cual Barker recurre a flashbacks, en los que el diplomático reconstruye sus últimos años y, en especial, su relación con la economista argentina Carolina Larriera (interpretada por Ana de Armas, la nueva Chica Bond), quien fue declarada legalmente esposa civil del diplomático en mención.

Sergio Vieira de Mello en la ONU.

El cineasta estadounidense retrata a De Mello como un hombre sensible, romántico; un hombre que anhela regresar a su país para establecerse finalmente con sus dos hijos y con la mujer con quien estaba en ese momento (era divorciado).

Sus dotes como persona los complementaba con los atributos propios de un diplomático con vocación, sagaz negociador y romántico empedernido. Seductor de una amplia sonrisa que mostraba una dentadura perfecta, estudiante de filosofía en la Soborna en 1968 y, sobre todo, un idealista que desde su primera misión en Bangladés descubrió que los malabarismos de su físico y educación estaban destinados a mejorar la vida de los demás. (A. C. J.)