Frankenstein

21 de Octubre, 2018 - 00h00
21 Oct 2018
21 de Octubre, 2018
21 Oct 2018

El nombre de la escritora inglesa Mary Shelley ha resonado en este 2018. Y la razón es que su novela Frankenstein o el moderno Prometeo cumple 200 años de publicada. Un libro pionero de la ciencia ficción, una obra distópica que muestra cómo los avances en el campo científico, si son mal encaminados, pueden desembocar en un terreno desastroso para la humanidad. El libro, publicado en 1818, ha tenido innumerables versiones cinematográficas y se ha convertido en un referente de la cultura popular. Y también de lo terrorífico. El imaginario que tenemos de Frankenstein en la actualidad es el que configuró el cine. En la novela el monstruo no tiene nombre. Es después que se lo llama igual que a su creador.

Mary Shelley empezó a escribir esta pieza cuando apenas tenía 18 años. No es esta su única obra literaria, pero sí la más famosa, a tal punto que ha opacado el resto de su producción, que en los últimos años ha comenzado a ser estudiada. La escritora nació en 1797, como Mary Wollstonecraft Godwin. Su madre fue la filósofa y escritora feminista Mary Wollstonecraft y su padre el filósofo, novelista y periodista William Godwin. Creció en un ambiente intelectual. El apellido Shelley lo tomó de su esposo.

En la Feria del Libro de Guayaquil, el pasado septiembre, se le rindió homenaje a la novela Frankenstein y a su creadora. De igual forma se lo hará en la feria Libre Libro, organizada por la Escuela de Literatura de la Universidad de las Artes, que comenzará este martes.

¿Y de qué habla Frankenstein? De una humanidad deshumanizada, quizá. De la ética que debe practicarse en la ciencia. En la novela, el doctor Víctor Frankenstein tiene una gran ambición científica: crear vida humana. Lograr lo que nadie ha logrado. Y después de largos intentos lo consigue. Confecciona algo así como una colcha de bregué, pero humana. Construye un ser a partir de pedazos, de restos de muertos. Es su gran logro y luego también su gran fracaso.

El ser creado por el científico tiene una apariencia desproporcionada, que resulta extraña, terrorífica y repugnante a los ojos de los humanos. Sin embargo, es puro e inocente. Se siente profundamente solo. Busca acercarse a los seres humanos para encontrar un poco de amor, pero es despreciado. Incluso golpeado. Se llena de rabia y empieza su venganza.

La obra propugna la tesis de que el entorno moldea las conductas. Muestra, asimismo, el miedo a lo diferente. Lo que no conocemos, lo que nos resulta extraño, lo rechazamos. Juzgamos desde el prejuicio. La novela evidencia, sobre todo, que las desmedidas ambiciones humanas pueden resultar nefastas y que la ciencia tiene límites. ¿Quién es el verdadero monstruo en esta historia? Los 200 años de la publicación de Frankenstein configuran un buen momento para acercarse a esta obra y leerla en caso de que no se lo haya hecho todavía. Y para celebrar el genio creador de una gran mujer llamada Mary Shelley. (O) claramedina5@gmail.com / @claramedinar

Frankenstein
Columnistas
2018-10-21T00:00:38-05:00
El nombre de la escritora inglesa Mary Shelley ha resonado en este 2018. Y la razón es que su novela Frankenstein o el moderno Prometeo cumple 200 años de publicada.
El Universo

Cuéntenos su problema

Envíe sus consultas a El Especialista llenando el siguiente formulario.

Formule su pregunta aquí

Lo más leído