Ana, de 72 años, tiene insuficiencia respiratoria aguda. Lucha por su vida en una cama UCI del hospital de Milagro del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Hace más de 15 días tuvo los primeros síntomas de COVID-19, se hizo una prueba rápida que tenía un familiar a la mano y le salió negativo. Se confió. Los días pasaron y la fiebre, el malestar y la tos, entre otros síntomas, también los sintieron sus hijos y el resto de familia que la cuidaba.

En el entorno familiar de Ana, ocho integrantes se hicieron la prueba COVID-19, incluida ella. Seis se hicieron el test de antígeno (sangre) por su apretado presupuesto y por la premura de confirmar quiénes estaban infectados. Les costó $ 35 cada una, es decir $ 210 solo en pruebas; mientras que dos se hicieron la PCR, les salió a $ 55 cada una, $ 110.

Esta es la muestra de una realidad que vive un gran porcentaje de familias ecuatorianas por la pandemia del COVID-19. El costo para hacerse las pruebas en los laboratorios privados es alto (igual que las medicinas), sobre todo para la PCR (hisopado neofaríngeo), test oficial que maneja el Ministerio de Salud (MSP) para el registro de casos. Pero en los hospitales y centros de salud públicos, el acceso a esas pruebas es difícil, pues solo lo hacen a quienes están ya con síntomas intensos.

El costo rebasa el presupuesto familiar en medio de la crisis económica que se afronta debido a la pandemia. Esto, a nivel de salud pública, ha ocasionado que no se puedan detectar los casos, que no haya un correcto seguimiento epidemiológico y que muchas familias -sin acompañamiento médico- polimediquen a los pacientes que terminan con cuadros graves, requiriendo de una cama en la Unidad de Cuidado Intensivo (UCI) de un hospital o clínica, dicen médicos consultados por este Diario.

Publicidad

Municipio de Guayaquil reiteró que mayores de 90 años podrán recibir dosis sin cita desde las 15:00

El pasado miércoles, el COE nacional dispuso que el MSP revise y regule los techos de los precios de las pruebas diagnósticas para COVID-19 en laboratorios privados a nivel nacional. El ministro de Salud, Camilo Salinas, indicó que se coordina con las diversas entidades para empezar operativos de control no solo del precio, también para garantizar la calidad.

Hasta el viernes 16 de abril de 2021 Ecuador reporta 1′218.869 pruebas PCR tomadas en los laboratorios autorizados a nivel nacional desde que empezó la pandemia del COVID-19, puede haber más de una prueba por paciente. De ese total, hubo 355.964 test que salieron positivo, según el reporte de ese día.

Según médicos y familiares de pacientes enfermos con el virus, los principales motivos para no hacerse una prueba PCR son económicos. “No hay circulante, las familias gastan primero en la medicina para tratar lo urgente; otra es que por esa necesidad de saber si tiene el virus se opte más por la de antígeno y hasta por las rápidas, porque son baratas, pero no certeras. Otro factor es el miedo que sienten de acudir a hospitales o laboratorios, tienen temor de contagiarse”, explicó el médico epidemiólogo Jhonny Real, exdirector de Vigilancia de la Salud Pública del MSP.

Él recordó que el costo de una prueba PCR era de más de $ 150 al inicio de la pandemia, luego bajó a $ 100 y ahora va de $ 55 hasta los $ 90 en el sector privado.

Casos de coronavirus en Ecuador, al sábado 17 de abril: 358.157 confirmados y 17.641 fallecidos

Al momento, la Junta de Beneficencia de Guayaquil es una de las tarifas más económicas, $ 50 en el Luis Vernaza y $ 55 en los puntos estratégicos. Esta entidad, a más de tener precios reducidos también amplió los puntos de muestra para realizar más testeos que ayudarán también a detectar los casos positivos para poder tratarlos a tiempo.

La doctora Vicenta Cevallos, subdirectora técnica del laboratorio privado Interlab, explicó que la demanda de pruebas PCR ha aumentado en estos últimos días. Al menos se realizan 500 tomas de muestras por día entre personas que necesitan el resultado por tema médico, por viaje o para algún trámite particular.

Publicidad

“El costo lo estamos estudiando, era de $ 80. Antes los costos eran muy elevados porque no se encontraban los reactivos, los insumos de bioseguridad también estaban escasos, incluso la transportación, pero esto ha cambiado, se están acomodando precios”, explicó ella.

El intensivista Omar Ávila señaló que la idea de regular los costos de las pruebas COVID-19 tanto PCR y antígeno es urgente, porque muchos pacientes gastan entre $ 150 y $ 200 solo en estos tipo de exámenes cuando puede utilizarlo para otros gastos de la enfermedad, más cuando se tienen otros enfermos en la misma familia. “Por eso que la PCR es la que menos se hace y hay un subregistro de casos positivos en el Ecuador”, lamentó.

En exteriores de Interlab llegan personas en vehículo y a pie para que les tomen la muestra con hisopo para PCR. Foto: Jorge Guzmán

Real dijo que ante este nuevo aumento de casos es fundamental mejorar la detección por la PCR, considerada como la prueba de oro por su diagnóstico-seguimiento vírico y porque permite también un seguimiento genómico del virus, situación que toma importancia con las nuevas mutaciones del Sars-CoV-2 como la brasileña P1, que ya hay dos casos en Ecuador.

“Para tomar decisiones de vigilancia y control es necesario saber dónde están los casos positivos, con eso se pueden adoptar las medidas de respuesta. Se debe testear más a la población para la vigilancia epidemiológica, por eso se viven estos escenarios de repuntes, repuntes porque no se está controlando como debe de ser... debe haber inversión para hacer vigilancia virológica y genómica en este momento de la pandemia”, explicó Real.

En Guayaquil -según el último reporte epidemiológico- se comprobaban al menos 160 casos positivos de COVID-19 por prueba PCR, detalló con preocupación el epidemiólogo Carlos Farhat, coordinador de Salud del Municipio de Guayaquil.

Fundamental hacerse en los tiempos

En los últimos días, más personas se han acercado a los laboratorios para que les tomen la muestra para este tipo de prueba; sin embargo, especialistas explican que si es para diagnóstico médico, tiene que tener en cuenta el tiempo idóneo para el test.

Kléber Sáenz, director médico y gerente de calidad de Synlab-Ecuador, dijo que la persona debe tener claro que si tuvo un contacto con un sospechoso de COVID-19 debe esperar al menos cinco días para hacerse la prueba PCR.

“Si tuvo contacto con una persona COVID-19 positivo, primero aíslese y espere (al menos) cinco días para hacerse la prueba PCR. Entre el día 0 del contacto y el día 5, ninguna prueba le va a dar un diagnóstico. ¿Por qué pasa esto? Porque este es el periodo de ventana en que los virus están replicándose y la concentración del virus que está en la nasofaringe son muy poquitos”, explicó.

Tras análisis, Inspi descarta variante brasileña (P1) y otras de preocupación en paciente fallecido por COVID-19 en Latacunga

Hay galenos de hospitales de Guayaquil que recomiendan hacerse la PCR a los siete días del inicio de los síntomas, para mayor seguridad.

Sáenz afirma que al saber que hay un resultado positivo, un médico debe hacer un seguimiento cercano de la evolución de los síntomas desde el inicio de la enfermedad para poder hacer un control óptimo y no necesitar atención hospitalaria.

Los médicos aclaran que la prueba rápida (con gotas de sangre del dedo) es solo referencial y de alerta; incluso la de antígenos no da un diagnóstico preciso. Hay casos de personas que se han hecho las dos pruebas citadas y han dado negativo, pero, luego, con la PCR, han dado positivo. Por ello recomiendan no confiarse en esos test y afirman que lo mejor es aislarse de inmediato cuando sienta síntomas respiratorios.


Lo que se debe saber:

El hisopado PCR detecta el RNA viral. Tiene una especificidad del 98%. Se puede realizar en hisopado nasal o faríngeo, explicó el médico intensivista Alberto Campodónico e indicó que es necesario revisar la calidad de los insumos o el tipo de detección que hacen para que haya un diagnóstico exacto y no haya falsos positivos o negativos.

La Agencia Nacional de Control, Regulación y Vigilancia Sanitaria informó que hay 76 permisos de pruebas PCR en el país, actualizado hasta el 3 de febrero del 2021. Muchos de estos permisos fueron dados durante la crisis sanitaria y fueron previamente avalados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos.

La Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud (Acess) registra 40 laboratorios privados en Guayaquil que tienen la autorización emitida para hacer toma de muestra PCR y procesarlas. En el documento se detalla que muchos de estos laboratorios, entre ellos de clínicas privadas, prestan el servicio únicamente a usuarios internos. Otros sí lo hacen para quienes necesiten para detección de la infección, por viaje o para alguna diligencia.

Identifican otro caso de variante brasileña en Ecuador, no tiene relación con paciente cero

La Acess también detalla que son 27 sitios públicos con el aval para toma de muestra PCR y procesarlas. Allí están incluidos hospitales, centros de salud y el Instituto Nacional de Salud Pública e Investigación (Inspi).

Los test PCR de la Junta de Beneficencia de Guayaquil se realizan a un costo de $ 50 en el hospital Luis Vernaza, en el hospital Alfredo G. Paulson y Mall del Sur. A $ 55 en el Centro de Convenciones de Guayaquil y en la Piazza Villa Club. También se realizan a domicilio, a un costo de $ 62, agendar cita escribiendo al 093-909-3246.

En UEES-Biolab el precio de la prueba multiplex PCR está en $ 80. Y hay un combo pos-COVID-19 que incluye este test, así como un examen de rayos X, fisioterapia respiratoria y dos consultas médicas por $ 167.

En Synlab el costo de una prueba PCR que detecta COVID-19, influenza A, influenza B, y virus sincitial respiratorio es de $ 65. (I)