Mariana estaba obsesionada con bajar de peso. Se pesó en la balanza y marcó 75 kilos. Ella se puso como meta perder unos 10 kilos en los próximos días porque tenía una actividad familiar. Empezó a tomar unas pastillas para adelgazar que encontró en redes sociales y sí bajó de peso, pero al pasar de los meses comenzó a tener crisis de depresión, emociones fuertes, palpitaciones, piel reseca, entre otros síntomas que le causaron preocupación.

Ella acudió al médico y la alertó sobre estos males por el consumo de ese fármaco que no tenía registro sanitario. Así ella se enteró de que la compra de estas pastillas para bajar de peso se ha vuelto más frecuente por las facilidades que se dan y por la entrega en la puerta de la casa. En redes sociales hay diversas promociones con testimonios, incluso se toman imágenes de personajes públicos para publicitarlas en internet.

Con aplicación móvil se puede verificar autenticidad de las medicinas

Sin embargo, especialistas y médicos aseguran que no hay pastillas mágicas para bajar de peso, que pocas marcas están debidamente avaladas, por lo que se debe tener mucho cuidado con el consumo de estas sustancias que vienen en gotas o tabletas.

La nutricionista Mayte Morillo explicó que gran parte de pacientes que llegan a su consultorio con el objetivo de perder peso han optado en algún momento por tomar esas pastillas, ya sea por experiencias ajenas o publicidad engañosa.

Publicidad

“La realidad es que la mayoría de estas pastillas no cumplen con las normas o con las regulaciones de seguridad, entonces lo que va a pasar es que se encuentran con efectos secundarios y más aún si su consumo no es guiado ni recetado por un médico, pueden presentar diarrea, mareo, estreñimiento, náuseas de forma frecuente. No apruebo ni recomiendo las pastillas para perder peso”, enfatizó Morillo, quien dijo que la única forma segura de perder peso es la alimentación saludable.

¿Qué daños ocasionan estas pastillas para bajar de peso?

El médico internista Orlando Pin explicó que se hicieron estudios bioquímicos para conocer qué es lo que contienen estas pastillas, porque las personas al pesarse en la balanza o verse al espejo evidencian una pérdida de peso, “pero a qué costo”.

Él expresó que estas pastillas tienen anfetaminas que provocan que la persona esté acelerada y que el exceso de esta sustancia causa taquicardia. “He recibido pacientes que llegan con las manos temblando, las personas dicen que sienten que el corazón se les sale por la boca, y que se produzcan taquicardias de forma seguida puede llevar al paciente a un infarto al miocardio”, precisó.

El doctor Orlando Pin explicó que a su clínica familiar en Flor de Bastión llegan algunos pacientes que consumen pastillas sin registro sanitario, unos para bajar de peso; otros con afectaciones por automedicación. Ahí evidencia daños renales y hepáticos. Foto: Jorge Guzmán. Foto: El Universo

Otra sustancia que se halló es la furosemida, que es un medicamento diurético. “Los pacientes dicen que con estas pastillas han bajado de peso, pero yo les hago notar que no están bajando grasa, se están deshidratando, los hace orinar a cada rato, están perdiendo líquidos. Si se pesan en una báscula, ‘peso 80 kilos y con estas pastillas bajé tres kilos, rapidito’. Pero no es masa muscular, es líquido”, alertó el especialista.

Publicidad

Señaló que esta deshidratación provoca piel reseca, boca seca, ojos secos, que causa que el riñón se dañe y crea insuficiencia renal.

Pin dijo que otra sustancia que contienen estas pastillas son laxantes, aceleradores del metabolismo. “Tomo esta pastilla y voy al baño, pero no solo boto las sustancias malas, también las buenas, no hay una correcta absorción de los alimentos, provoca gastritis, colitis, hemorroides, entre otros daños”, expuso.

Agregó que otra sustancia compleja es la levotiroxina, que se utiliza para tratar el hipotiroidismo. “Es la peor de todas, sí baja de peso pero hace mucho daño a nivel hormonal, causa depresión, ansiedad, a más de los daños hepático, cardiaco y renal que pueda sufrir el paciente por consumir este coctel de fármacos”, advirtió el especialista.

Tanto Morillo como Pin indicaron que para bajar de peso se necesita de metodología y exámenes de sangre, para ver qué estado de salud tiene el paciente y acompañarlo de buena alimentación y actividad física.

“Pacientes, recuerden que no existen las pastillas milagrosas que hacen bajar de peso en cuestión de días, si no, no hubiera gorditos en este mundo; por favor, más cuidado”, recomendó el doctor Pin. (I)