En los últimos días, el vídeo de un gato blanco con manchas amarillas deambulando desorientado dentro de una sala de cuidados intensivos del hospital Teodoro Maldonado Carbo del IESS (sur de Guayaquil) se convirtió en noticia viral en las redes sociales.

El hecho sorprendió y alertó especialmente a la ciudadanía, porque el minino incursionó en un sitio donde en su interior reposan pacientes en recuperación.

Un gato incursionó en sala de cuidados intensivos donde permanecen pacientes del hospital Teodoro Maldonado

De acuerdo con información de la casa de salud, el ambiente ya ha sido desinfectado, como “permanentemente se hace en esta área, para garantizar los niveles de asepsia y cuidados que requieren los internados”.

Publicidad

Y en cuanto al animal, que incursionó en el lugar supuestamente el último fin de semana, ya ha sido retirado de las instalaciones. Y también se encuentra a buen recaudo, para quienes se están preguntando que ha pasado con él. La ciudadana Eliana R. le está dando refugio temporalmente, y al momento el gatito ha sido puesto en adopción, pues su rescatista tristemente no puede albergarlo, por eso le busca dueño.

Aparentemente, el felino ya había sido observado en la zona hospitalaria, recuerda Eliana. Así fue cómo lo rescató:

“Mi mamá lo vio antes que saliera por las noticias. Ella trabaja ahí y dice que siempre lloraba por su oficina, lo grabó y tomó fotos cuando estaba más pequeño e intentamos encontrarle dueño, pero fue complicado, nadie lo quiso”, lamenta la rescatista, aclarando que ya tiene cinco gatitos y un perro, lo que le imposibilita tener una mascota adicional.

Publicidad

El gato que incursionó en una sala de cuidados intensivos del hospital Teodoro Maldonado Carbo (IESS) busca hogar. Foto: Cortesía

“Luego en las noticias lo reconocí, supe que era él. Me dio mucho pesar ver esas noticias”, recuerda. “Le dije a mi mamá que el gatito necesita compañía amor, (por eso) había subido tres pisos desde el patio en la planta baja”.

Justamente la noche del miércoles 28 de septiembre, Eliana y su madre se acercaron al hospital, por un examen médico. “Lo envolvimos en un abrigo y lo cogimos, no corrió, ni hizo algo por huir”, cuenta, aunque notó que por su condición de callejero el gato a veces se muestra asustado. “Uno lo intenta acariciar y el se agacha como si fuera a esperar un golpe”.

Publicidad

Aparentemente, el gatito merodeaba la zona del hospital y las oficinas alrededor. Foto: Cortesía

También se dio cuenta que el animalito está cojo, aunque come y juega normalmente. “Con su carita él lo dice todo. Está en busca de compañía, es por eso que se subió allá (a la sala de cuidados intensivos), le gusta estar cerca de las personas”.

Para quienes están interesados en convertirse en una familia permanente para este gatito, pueden contactar con Eliana, este es su número: 098-954-4632.