Faltan pocos días para que los ecuatorianos lleven a la hoguera a los monigotes o años viejos para despedir el 2023. No obstante, en algunas ciudades como Guayaquil existen ordenanzas que fijan reglas para realizar una correcta quema, con el objetivo de no afectar a los bienes públicos.

El subdirector de Justicia y Vigilancia de la Municipalidad, Jimmy Ruiz, explicó que, si alguien quema un monigote en un área regenerada, es susceptible a la imposición de una multa.

Publicidad

Lo que hacemos es controlar que se cumpla lo establecido en la ordenanza que regula las características de construcción, expendio y quema de monigotes”, sostuvo el funcionario.

Publicidad

Por ello, en vísperas del fin de año, la Municipalidad de Guayaquil reitera la vigencia de la ordenanza que establece las reglas para la quema de años viejos.

La ordenanza indica los sitios en los que se prohíbe la quema de monigotes:

  • Avenidas y calles asfaltadas, por los daños que pudiera ocasionar el fuego en el asfalto.
  • Zonas o lugares que han sido sometidas a regeneración urbana, es decir, calles o avenidas adoquinadas y con espacios de jardinería.
  • En los carriles de uso exclusivo del servicio de transporte público de Metrovía.
  • Cerca de postes de alumbrado público y donde hay vehículos.
  • Se prohíbe, además, el uso de gasolina o material explosivo.

La multa por infringir la ordenanza sobre quema de monigotes va desde un salario básico unificado ($ 460 para 2024) y va ascendiendo según la magnitud o grado de perjuicio que se pudiera ocasionar.

La ordenanza también establece que los monigotes se pueden quemar en estos sitios:

  • Calles pavimentadas con hormigón.
  • Calles que hayan sido rellenadas con cascajo, así como en veredas y solares amplios y no edificados. (I)