Dolores de cabeza, mareos y una sensación como que si el corazón se quisiera salir del pecho. Estos fueron los signos de alerta que llevaron a que Javier acuda a un centro médico privado en el norte de Guayaquil. Tenía dos años que no iba al médico por temor a ingresar en hospitales debido a la pandemia del COVID-19. Sin embargo, ahora confiesa que se asustó porque le indicaron que tenía la presión alta con valores 150/80 mm Hg.

¿Cuándo se considera que una persona es hipertensa?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que la hipertensión es el principal factor de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular. Y que cada año ocurren 1,6 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares en las Américas.

Para evitar el aumento de hipertensos, organizaciones y profesionales conmemoran el Día Internacional de la Hipertensión este martes 17 de mayo, para tomar conciencia en la prevención, en la alerta temprana.

En el caso de Javier, él fue uno de los 513 hipertensos que fueron atendidos por el doctor Orlando Pin en su clínica y en el consultorio en el OmniHospital en abril pasado. El especialista explicó que así como él, otros pacientes acuden por síntomas leves, pero se topan con cuadros de hipertensión, por lo que en el ámbito médico lo han denominado: el enemigo silencioso o enemigo invisible.

Publicidad

Pacientes que fueron diagnosticados con hipertensión reconocieron que sí hubo descuido en su salud durante la pandemia, que los hizo alejarse de los chequeos periódicos por temor a contagiarse del virus, sin embargo, ahora están acudiendo a realizarse chequeos.

Es así que -por ejemplo- en el Hospital Bicentenario, en donde antes estaba copado por pacientes COVID-19 y ahora atiende a pacientes con otros males se han atendido 2.700 personas con hipertensión en abril pasado.

En el Hospital Bicentenario se realiza el triaje a los pacientes en el que se detecta si tienen valores altos relacionados con la hipertensión. Foto: Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

Allí, el médico intensivista Andrés Ojeda, vocero del Hospital Bicentenario, explicó que esta enfermedad puede pasar por años sin detectarse y ya los pacientes se dan cuenta cuando tienen complicaciones agudas, es decir, que ha ocasionado graves daños.

Indicó que en la pandemia muchos pacientes se enteraron de que eran hipertensos, ya que se complicaron con COVID-19 o al momento de aplicarse la vacuna de prevención del virus.

Publicidad

“Tener la presión elevada produce daños, lesiones en algunos órganos. Por eso es necesario que la persona acuda a chequeos médicos de control en el año, porque en el chequeo médico se arrojan los valores si tiene hipertensión”, señaló el especialista.

Tanto Pin como Ojeda explicaron que este problema ocasiona diversas complicaciones a la salud a nivel cerebral, como accidente cerebrovascular o derrame cerebral; en el ámbito renal como insuficiencia renal y en el sistema cardiaco con complicaciones como valvulopatía, angina de pecho, infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca que conlleve a un trasplante o a la etapa terminal.

La cardióloga Rosa Parra comentó que en las consultas de su especialidad el 72 % de sus pacientes son hipertensos. “Hemos detectado hasta en pacientes jóvenes que puede ser hereditario o factores predisponentes como consumo de alcohol, de sal”, explicó.

El doctor Orlando Pin realiza los chequeos a pacientes en su clínica privada y consultorio. Foto: Cortesía - El Universo. Foto: El Universo

Prevenir la hipertensión

La cardióloga aseveró que para prevenir la hipertensión se debe iniciar con un régimen de actividades físicas de al menos tres veces por semana, alimentación sana y también saber manejar el estrés ya que este es causante también de esta patología.

Publicidad

La doctora Parra dijo que es necesario hacer ejercicio o practicar algún deporte para evitar sobrepeso, evitar la vida sedentaria, evitar comida chatarra porque vemos que hay personas delgadas, pero tienen acumulación de grasa.

Hipertensos en el mundo se ha duplicado en los últimos 30 años

Ella aconsejó, además, mantener una alimentación saludable, que se limite la cantidad de sodio, es decir la sal y también de alcohol.

Otra manera de prevención es realizarse chequeos constantes para que los médicos detecten alguna anomalía en la salud que se pueda complicar con el pasar de los meses. (I)