Darwin Fonseca y Sara Molina, ambos de 37 años, fueron parte del matrimonio colectivo más numeroso que se ha dado en Guayaquil.

Este sábado, 2 de diciembre, en el parque Samanes, se dieron el sí luego de 20 años juntos.

La ceremonia masiva se dio en la concha acústica y los cuatro hijos de la pareja, sus padres, hermanos y sobrinos estuvieron presentes.

Publicidad

Bajo una carpa armaron una recepción improvisada, se sirvieron champaña mientras esperaban que concluyera la ceremonia en la que participaron otras 74 parejas.

Al final del acto, cuando bajaban los recién casados del escenario, los familiares corrieron a su encuentro para felicitarlos.

Darwin y Sara viven en Ciudad Santiago, pero algunos parientes llegaron desde Portoviejo para ser parte de la celebración.

Publicidad

“Se casaron para ser agradables ante los ojos de Dios”, dijeron sus hijos Xavier, Lilmara, Valerie y Ernesto mientras veían a sus padres recibir su certificado de matrimonio.

Otra de la parejas que unieron sus vidas en esta ceremonia está conformada por Shakira Estacio y Paúl Gómez, ambos viven en el sector de Socio Vivienda 2. Tienen tres años de relación y un hijo de 2 años.

Publicidad

Shakira Estacio y Paúl Gómez, ambos viven en Socio Vivienda y fueron parte del matrimonio colectivo en el parque Samanes. Foto: Francisco Verni Foto: El Universo

Una pareja que llamó la atención de los asistentes por su edad está formada por Zutico Villamar y Vilma León.

Tienen 77 y 78 años y han pasado juntos los últimos 48. Son padres de seis hijos y tienen más de 18 nietos.

“Nunca es tarde”, dijo Villamar cuando le preguntaron por qué decidió casarse después de tantos años.

Su esposa recomendó a las parejas más jóvenes ser comprensivos entre ellos para una convivencia llevadera.

Publicidad

Zutico Villamar y Vilma León, de 77 y 78 años, se casaron este sábado después de 48 años juntos. Foto: Francisco Verni Foto: El Universo

Con este matrimonio colectivo el Registro Civil municipal celebra sus 17 años. El trámite no tuvo costo para las parejas.

Además, a los recién casados les regalaron un paseo en bote y se sorteó una noche de bodas en un hotel. (I)