El Centro de Atención Municipal Integral (CAMI) ubicado en la parroquia Pascuales fue habilitado como nuevo punto de atención a pacientes con COVID-19, este miércoles 12.

Este centro tiene áreas de triaje, pruebas de COVID-19, catorce camas con tanques de oxígeno, además de personal de salud y medicamentos.

El espacio está a cargo de Washington Alemán, director de la Unidad de Prevención de Enfermedades Infecciosas (UPEI) y miembro de la Mesa Técnica del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal.

Las atenciones se realizarán desde las 08:00 hasta las 16:00. A partir del próximo 25 de mayo, este sitio funcionará las 24 horas los siete días de la semana.

“Queremos acercar los servicios de salud a la comunidad para estimular la creación de barrios saludables libres de COVID-19, iniciativa que pretende educar y sumar esfuerzos, mediante diez promotores comunitarios que previamente han sido capacitados por la UPEI y ahora forman parte del equipo de salud”, explicó Alemán.

Si algún paciente no se recupera después de 48 a 72 horas de haber sido ingresado, se lo trasladará al hospital Bicentenario en una ambulancia de la Cruz Roja. (I)