La Secretaría de Derechos Humanos y el Municipio de Guayaquil suscribieron una carta compromiso para la implementación de un Centro Violeta en la urbe porteña. En este espacio se atenderá a las mujeres víctimas y sobrevivientes de violencia.

En el Palacio Municipal de Guayaquil, Bernarda Ordóñez, secretaria de Derechos Humanos, y la alcaldesa Cynthia Viteri firmaron el acuerdo la tarde de este jueves 25, en el que se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Ordóñez explicó que los centros Violeta serán espacios de atención integral que ofrecen servicios especializados a niñas, niños, adolescentes y mujeres que se encuentren en situación de vulnerabilidad o riesgo por diversas causas.

La principal competencia de un Centro Violeta es la identificación, análisis y resolución de casos de violencia en curso contra las mujeres en todo su ciclo de vida, se indicó.

Publicidad

El sitio designado para que funcione el Centro Violeta en Guayaquil es el inmueble conocido como Castillo de Espronceda, ubicado en las calles Eloy Alfaro y Venezuela, en el sur de la ciudad.

“Nosotros queremos que cuando las niñas vean este espacio sepan que es un lugar seguro para ellas, que las mujeres van a encontrar apoyo jurídico, apoyo sicológico, apoyo médico, que van a encontrar un espacio para encontrar sus emprendimientos. El Centro Violeta busca aglutinar todos los esfuerzos, tanto del Estado como de la sociedad civil y la academia. Vamos a trabajar juntos”, expresó Ordóñez.

Vivian Almeida, directora municipal de la Mujer, explicó que el espacio cumple con las condiciones para concentrar a todos los organismos competentes para brindar asistencia oportuna y adecuada a mujeres, niñas y niños víctimas de violencia.

Habilitación de inmueble patrimonial

Antes de la pandemia de COVID-19, el Castillo de Espronceda iba a ser destinado para la ubicación de la biblioteca de autores nacionales Carlos Rolando y la habilitación de oficinas municipales, explicó Melvin Hoyos, principal de la Unidad de Coordinación Histórica y Cultural del Municipio de Guayaquil.

Debido al coronavirus, los proyectos en este espacio quedaron suspendidos.

El Castillo de Espronceda, considerado como inmueble patrimonial de la ciudad (fue edificado en 1930), pasó a manos del Municipio de Guayaquil en el 2010, luego de negociaciones con su propietaria, Lucrecia Peribonio.

En el 2018, la fundación Siglo XXI lo intervino y realizó adecuaciones en su interior. Ahora funcionará como Centro Violeta. (I)