Al menos una centena de buses de transporte urbano de Guayaquil se apostaron este martes a lo largo de la avenida Barcelona, en el oeste de Guayaquil, como una manera de protesta contra el embargo de vehículos por falta de pago en entidades financieras.

Los buses, que prestan servicio de transporte público en la ciudad, permanecen estacionados desde la avenida Velasco Ibarra, en la ciudadela Bellavista, hasta la zona del estadio de Barcelona, en la cooperativa San Eduardo. En varios carteles pegados en las unidades se leen frases como “No al embargo” y “Flexibilidad para el transportista SOS”.

De acuerdo con Ricardo Onofre, dirigente de una cooperativa de buses, hay deudas de 40, 50 y 60 mil dólares con los bancos a los que no se les ha podido pagar desde marzo del 2020, cuando comenzó la restricción de circulación debido a la pandemia de coronavirus. Detalló que él ya ha logrado acuerdos con los acreedores para miembros de su cooperativa.

Los propietarios de vehículos esperan llegar a acuerdos de pago con las entidades bancarias, pero por el momento se mantendrán paralizados para que se conozca su situación, reportó esta mañana Teleamazonas.

Varios de los conductores muestran documentos de los procesos legales arrastrados que tienen en su contra por las deudas en el pago de sus unidades. “No podemos pagar”, dijo un chofer. Otras propietarias de buses señalaron que sus vehículos de transporte ya fueron embargados por entidades crediticias.

“Debe haber un salvataje del Gobierno nacional, no hay cómo pagar (las deudas) y sigue subiendo el combustible cada mes”, agregó Onofre. (I)