Inteligentes, decididos y propositivos se demuestran doce menores que conforman el tercer Consejo Consultivo de la Niñez y Adolescencia de Guayaquil, quienes con orgullo manifiestan sus proyectos que plantearán para el beneficio de la ciudadanía. Ellos sienten un compromiso y amor por su ciudad.

Durante dos años tendrán la oportunidad de que sus voces sean tomadas en cuenta y de ser asesores de las autoridades. En el tiempo que estarán en en el Consejo tendrán funciones como participar y elaborar políticas públicas sobre los asuntos que los afecten o interesen y difundir y promover el cumplimientos de los derechos de la niñez y adolescencia.

Sus aspiraciones a futuro están ligadas de ayudar a los que más necesitan, ya que en toda ciudad observan problemas que los inspiran a cambiar para que su barrio sea un sitio seguro y sin problemas.

El viernes 12 de agosto se posesionaron como representantes. Este Diario entrevistó a 12 de sus 24 integrantes, quienes pronunciaron sus proyectos, como parte del Consejo, sus ideas y propuestas.

Publicidad

Ofrece campañas contra las drogas, asesorías de inglés, aplacar la contaminación ambiental

Nombre: Antoinne Jeremías Rentería

Edad: 10 años

Residencia: Sauces 3

Antoinne Jeremías desea que todos los niños conozcan sus derechos y tratará de explicarles que tienen la misma capacidad de inteligencia, igual que todos.

“Quiero que los niños sepan cuáles son sus derechos y que tienen la capacidad de llegar al mismo que estoy yo”, dice.

Publicidad

“Mis proyectos son realizar campañas, obras de teatro contra las drogas, ya que en toda la ciudad se observan constantes robos, drogadicciones e incluso en mi sector hay mucha contaminación por parte de personas que pasean por su lugar de residencia; hay animalitos abandonados, por lo que quiero implementar más conserjes que mantengan limpio el sector”.

“Además, que el sistema de educación tenga asesorías en inglés. En la actualidad solo reciben asesorías de inglés determinados grupos sociales”, refiere

Cuando termine la escuela y el colegio su aspiración profesional es ser policía de los Estados Unidos para hacer el bien a la comunidad y en otros países.

“Veo muchas películas de policías que salvan a las personas y quiero ser uno de ellos para proteger a la ciudadanía no solamente en mi país sino en otras parte del mundo”, argumenta.

Su familia dice que en la infancia Antoinne siempre fue muy comunicativo con diferentes temas de relevancia del país.

Su hermana admira a su hermano, porque con su corta edad está logrando todo lo que se propone. Elizabeth Cobos, mamá de Antoinne, se siente alegre por tener a dos hijos centrados e inteligentes.

Antoinne Jeremías explicó que su sueño es ser policía para proteger a las personas. Foto: Melissa Moreno


Impartir clases de inglés a niños para que tengan un buen futuro en el ámbito laboral

Nombre: Michelle Estefanía Vargas Nivecela

Edad: 17 años

Residencia: la 17 entre Portete y Venezuela

Michelle Estefanía es una joven que se compromete en ayudar a los más necesitados, más aún en los tiempos de pandemia. Está orgullosa de pertenecer al grupo de miembros del Consejo Consultivo porque tiene la oportunidad de ser vocera de niños, niñas, adolescentes y velar por los derechos infantiles.

Ella menciona que los derechos que más se vulneran de los niños es el derecho a la educación y de la participación porque son unos derechos que les pertenecen a los niños, pero hay algunos que no tienen esta oportunidad a acceder una educación de calidad por diferentes problemas.

“Uno de mis proyectos a gestionar es ayudar a los niños a tener una capacitación acerca de sus derechos, obligaciones y no quedarse callados a reclamar lo que le pertenece. También, impartir clases de inglés de forma gratuita porque muchos no tienen la oportunidad de aprender un idioma, porque el idioma es muy fundamental, porque te abre puertas en el ámbito laboral”, menciona.

Además, dice que toda su vida quiere ayudar a personas necesitadas: “Quiero estudiar y prepararme para ayudar a los necesitados de la calle y brindarles una vida mejor”. En su sector evidencia estos problemas a diario y señala que hará lo que mejor pueda para tratar de erradicarlos.

“Mi hija siempre ha sido responsable y espero que siga cumpliendo sus sueños. Ella sabe que puede contar conmigo”, dice Flor Nivicela, su madre.

Michelle Estefanía quiere que la niñez tenga educación de calidad. Foto: Melissa Moreno

Crear leyes y artículos para detener el embarazo adolescente, trabajo infantil y acoso sexual en redes sociales

Nombre: Oliver Josué Merchán

Edad: 17 años

Residencia: calle A entre la 47 y la 48

Oliver Josué busca maneras de ayudar a las personas. Desde pequeño le gustaba apoyar en actividades sociales y fue becado por su rendimiento académico. Allí acumuló muchas experiencias, sobre todo la capacidad de servir a los demás, algo que hoy ve como una oportunidad mayor al ser parte del Consejo Consultivo.

“El problema que me preocupa de los niños, niñas y adolescentes es que no cuentan con educación porque no tienen los factores económicos o sus padres los obligan a trabajar en las calles a temprana edad. Otro problema que me preocupa es el embarazo adolescente que es muy común en mi sector y acoso sexual en las plataformas digitales. Al observar estas problemáticas en la ciudad planea detenerlo creando leyes, reformas y artículos junto a las autoridades, para que sea una obligación y tener que cumplirlo”. manifiesta.

Por el hecho de residir en una zona del suburbio, él ha palpado los problemas de los niños y adolescentes, pues en su zona hay casos evidentes de chicos que salen a vender junto a sus padres, algunos de ellos no continúan sus estudios y otros adolescentes han ingresado en el mundo de las drogas. Oliver se ha involucrado a ayudarlos a superar las circunstancias.

“Yo desde pequeño siempre realicé labores sociales en mi sector y sentir empatía con la gente te lleva a crear proyectos para ayudarlos y junto a mi hermano hemos participado en los programas que crea el Municipio en favor de los niños, niñas y adolescentes”, agrega.

“El mensaje que he venido transmitiendo durante años es que la niñez y adolescencia se anime a participar en espacios de participación, donde puedan explotar su liderazgo, donde puedan crecer personalmente y así poder ser líderes de sus comunidades y trabajar para poder dar soluciones a las problemáticas sociales”, dice.

Oliver Josué Merchán tiene metas estratégicas para prevenir el embarazo adolescente. Foto: Melissa Moreno

Construir refugios para personas sin hogar y detener la desnutrición infantil

Nombre: Doménica Verushka Palacios Mendoza

Edad: 8 años

Residencia: Esmeraldas entre 10 de Agosto y Clemente Ballén

“Desde que tenía siete años el hermano y yo la llevábamos a labores sociales para que vea lo importante de ayudar a la gente de escasos recursos y creció con el pensamiento de siempre auxiliar a los más necesitados”, destaca su padre, Freddy.

Su papá la educaba en hacer el bien a otras personas y creció con el compromiso de prestar sus servicios de ayuda a la ciudadanía. Ahora, él es el principal puntal para la función que le tocará cumplir en representación no solo de los niños de su edad sino de los adolescentes.

Eso hace que la familia se sienta orgullosa y se comprometa a apoyarla en todo lo que sea necesario, en llevarla a las reuniones y otras actividades propias de la función.

Doménica Palacios, su objetivo es ayudar a los más necesitados.

Hogares dignos para niños que están en la calles

Nombre: Miguel Soriano Crow

Edad: 11 años

Residencia: cdla. Huancavilca Sur

Miguel Ángel Soriano Crow es un niño con capacidad de decidir en lo que se debe hacer porque siempre está pendiente sobre los problemas de la comunidad y como miembro del consejo comparte algunos de sus proyectos que logrará a favor de la ciudadanía.

“Quiero que los derechos infantiles sean tomados en cuenta por todo el mundo, y que los niños que no tienen hogar tengan una casa digna para vivir y lo gestionaré para mejorar y no ver gente sufriendo en las calles sin ningún bocado de comida”, dice.

“Quiero ayudar a mi sector y a toda la ciudad para aportar a la ciudadanía beneficios para que sean rescatados de las calles y de ambientes malos”, agrega.

También que los niños que son desobedientes respeten sus derechos y se diviertan sanamente porque ha visto cientos de jóvenes consumiendo sustancias ilícitas.

“Una de mis metas es ubicar más seguridad en diferentes zonas peligrosas y construir más parques recreativos para todos los niños”, agrega.

Además, explica que los derechos de los niños hoy en día son vulnerados y que mucha gente cree que por ser niños no tenemos derecho a ser escuchados.

Diplomas, rendimientos académico renombrados, excelente hijo, es Miguel quien muestra afecto a su mamá, Martha Crow, y que sus metas logradas es gracias a ella.

Miguel Ángel Soriano su meta es construir refugios a las personas necesitas.

Programas del Municipio para incluir a niños en actividades

Nombres: Cynthia Doménica Vaquero Malavé

Edad: 13 años

Residencia: la 35 entre Bolivia y Vacas Galindo (suburbio)

Cynthia es una adolescente que tiene metas claras para su futuro, una de ellas es ser profesora para enseñar a los niños a que tengan una buena educación y sean niños de excelencia en todos sus ámbitos.

Como miembro del Consejo, dice: “Quiero realizar más programas y espacios para que la niñez tenga la oportunidad de participar luchando por sus derechos como ella y que los menores se sientan tomados en cuenta por otros niños, ya que todos los niños son un equipo”.

“Quiero que en el colegio se abra un espacio para hablar de derechos, de la sexualidad, de las formas de evitar las drogas para que de esa manera todos los estudiantes tengan un poco más de conocimientos y sepan de los riesgos y de sus derechos”.

En la escuela donde estudia, la unidad educativa Carmen Sucre, de la 34 y Venezuela, y en su barrio, “en la actualidad he visto a muchas adolescentes quedar embarazadas y los jóvenes entran a las drogas. Es lo que quisiera evitar con las charlas, se los va orientando y evitando que sigan ese camino”.

“Ella tiene un buen rendimiento escolar, ahora que estamos virtualmente participa mucho en clases que algunas veces los profesores ya no quiere que hable sino que participe sus demás compañeros”, dice la mamá, Maira.

Cynthia Doménica reitera que con su nuevo cargo en el Consejo quiere convertirse en el ejemplo a sus compañeros de clases y su familia.

Doménica Vaquero Malavé , algunas de sus metas es incluir a los niños a que participen en programas sociales.

Centros de rehabilitación para personas en estado de drogadicción

Nombre: Daniel Alexander Urgilés Totoy

Edad: 10 años

Residencia: cooperativa Janeth Toral 2

Daniel se halla muy feliz al haber sido escogido como miembro del Consejo porque defenderá los derechos de los niños y adolescentes, algo que siempre le interesó porque ha observado que se vulneran los derechos de la niñez.

“Algunos de mis proyectos para la ciudad son hacer que construyan centros de rehabilitación para personas en estado de drogadicción y sitios para quienes no tengan hogares, además, pavimentar las acalles de mi sector”, dice.

Daniel ha visto como problema que en su sector hay muchos niños y jóvenes que consumen drogas. “Muchos de ellos viven debajo de los puentes. Me da mucha pena y miedo, porque me puede pasar algo”, reflexiona.

“Por primera vez los niños alzaremos su voz para mejorar la ciudad y sea Guayaquil una ciudad segura”, agrega.

“El derecho infantil para mí es que no sea vulnerado y se pueda ejercer para niños, niñas y adolescentes libremente. En mi sector, la Janeth Toral 2, ninguna calle tiene asfalto y eso afecta en la movilización. Ese también es un derecho que tenemos todos. Eso afecta en la salud, por el polvo. También hay problemas por las alcantarillas que tienen mal olor y eso igual afecta en la salud”, indica.

Sus padres lo han estado preparando para ser un niño con ideas brillantes y únicas cuando le toque emitir sus propuestas ante las autoridades. Estudia en la escuela Rafaela Vallejo Barahona, por la Estrella de Belén.

Daniel Alexander Totoy planea construir centros de rehabilitación para personas drogadictas. Foto: Melissa Moreno

Implementar seguridad en sectores inseguros y detener choques de carros en su sector

Nombre: Leonardo Emilio Pizarro Oscullo

Edad: 11 años

Residencia: Guayacanes

Leonardo dice que tiene el privilegio de ser miembro principal del Consejo Consultivo y poder expresar sus ideas para defender el derecho de los niños y muy orgulloso porque a su corta edad está logrando ser voz de los pequeños y tener oportunidad de ofrecer su servicio a la comunidad.

“Para mejorar mi ciudad lucharé para que se ubique más seguridad en sectores que haya más robos y escucharé a las personas sobre qué problemas tienen para mejorar así sus zonas. Además, en mi sector donde vivo con mi familia hay muchos choques porque los conductores aceleran en las calles menos transitadas y como miembro del Consejo mi meta es implementar más semáforos para evitar desgracias”, afirma.

En Guayacanes, norte de Guayaquil donde vive, hay cortes permanentes de luz. “Eso afecta a los niños porque no pueden recibir sus clases online y no tienen un buen aprendizaje”, menciona. Agrega que es importante el arreglo de los parques porque son espacios para la niñez, para reunirse entre amigos.

Su padre, Henry, lo motivó a que concursara en el consejo consultivo porque siempre vio en él una persona que vela por los demás vulnerados.

Su familia se siente orgullosa de su hijo por lo que ha logrado y espera que siga cultivando más éxitos en su vida.

“Como padre me siento contento que me hijo haya llegado en su corta edad a planear proyecciones para la ciudad”, dice el papá.

Leonardo Emilio Pizarro, algunas de sus proyecciones es implementar más seguridad en zonas inseguras. Foto: Melissa Moreno

Planteles educativos y albergues para niños vulnerables

Nombre: Adriana Valentina Andrade Ormeño

Edad: 11 años

Residencia: Sauces 8

Valentina Andrade tiene muchas proyecciones en su futuro y su familia es su pilar fundamental para lograr todo lo que se proponga. Se muestra alegre por ser la representante de todos los niños.

A ella le preocupa el derecho que se vulnera de la niñez, como el de tener un hogar. “A muchos de los niños, los padres los mandan a trabajar en vez de estudiar y eso está contra los derechos de nosotros los pequeños”, menciona. Eso lo ve en algunos de los vecinos o conocidos de su sector y siente preocupación por lo que les sucede a aquellos menores.

“Uno de mis objetivos como miembro es ubicar planteles educativos fiscales o particulares y hacer que las autoridades se pongan a construir albergues para niños que no tienen hogar”, comenta.

Los padres de Valentina le han enseñado desde muy pequeña a ser responsable y estudiosa en temas que pasan en el ámbito político y económico, por lo que ella bien puede referirse a esos temas desde su mirada y de lo que escucha por los medios o lee en diversos textos.

Una de las metas y sueños que tiene Valentina es ser presidenta del Ecuador. Es una ilusión que dice tener desde mucho más pequeña y cree que con estudio, dedicación y apoyo de sus padres puede lograr.

Pero primero quiere ayudar en su comunidad, en su sector, donde hay varios problemas, algunos graves como los de seguridad ciudadana.

Valentina Andrade luchará por niños que no tienen hogares. Foto: Melissa Moreno

Construir parques recreativos y guarderías para niños

Nombre: Scarleth Julieth Leal Ávila

Edad: 14 años

Residencia: Monte Sinaí

Scarleth es una adolescente que se considera responsable en sus estudios y madura al decidir sobre lo que quiere hacer en su ciudad. Ve mucha inseguridad en las calles y ese es su tormento. Atribuye a eso por lo que muchos padres no dejan salir a sus hijos ni siquiera al barrio en el que viven.

En Monte Sinaí, lugar donde reside, hay terrenos baldíos que pasan desolados desde hace años y nadie ha construido allí al menos un parque recreativo para los infantes.

“Una de mis metas es motivar a construir parques para que los niños vayan con su familia a distraerse en lugares cómodos y coloridos, fumigar todo el sector para que no haya mosquitos e insectos que causan enfermedades y construir lugares para que los niños se queden mientras sus padres están en el trabajo”, explica como metas en el Consejo Consultivo.

Scarleth considera que se puede colocar huertos comunitarios para que los niños que no tienen dinero puedan obtener mediante la venta de los productos que allí se den.

Estudia en el colegio Vicente Rocafuerte, en el centro, por ello se levantaba a las cuatro de la mañana, se arreglaba, cogía bus a las 05:30 y estaba en clases a las 06:30. Era su rutina y la extraña, ahora que está en la modalidad virtual; por las tardes va a apoyar en la fundación proyecto Salesiano, que funciona en su sector y donde es líder.

Scarleth Leal es una niña decidida con propuestas para su sector. Foto: Melissa Moreno

Crear derechos y tener lugares seguros para los menores huérfanos

Nombre: Mía Anyelina Jaramillo Valverde

Edad: 10 años

Residencia: Puerto Santa Ana

Mía Anyelina es una menor que, asegura, vela por la seguridad de los niños en estado de abandono. Ha visitado orfanatos y albergues y cree que es posible mejorar esos lugares para que se vuelvan un lugar ideal y seguro.

“Ahora tengo el deber de proteger a los niños, hacer que tengan un derecho, nuevos derechos para que ellos puedan mostrar la inteligencia, intelecto y el derecho de votar para elegir una nueva escuela y tener seguridad infantil”, indicó.

Su mamá se siente dichosa al saber que su hija fue nombrada miembro del Consejo y tiene fe que lo hará bien por su capacidad ingeniosa, asimismo. “Desde pequeña siempre le ha gustado ayudar a los demás porque veía tantas injusticias en las noticias y en las calles”, dijo su progenitora.

Mía Anyelina recibe sus clases desde el estudio de radio de su mamá. Foto: Melissa Moreno


Detener el trabajo infantil, dicha problemática, en cada sector de la ciudad

Nombre: Adriano Moreno Ormeño

Edad: 10 años

Residencia: Guasmo Central

Adriano Moreno Ormeño es un niño de 10 años, desde siempre le ha gustado ayudar a infantes que tienen que laborar en las calles a temprana edad. Él comenta que estaba en un restaurante veía a niños que pedían a los clientes e incluso miraba desde las ventanas como comían y esta problemática lo conmovió en querer ayudar a estos niños. “Ellos no tienen derecho por qué trabajar”, manifestó

“Una vez yo estaba en un restaurante y veía a los niños que miraban mi comida y comenzaban a pedir, yo le decía a mi mamá que les compre algo para brindarles y ese escenario todavía se ve en cada sector”.

“Tengo dos proyectos, los cuales son: ayudar a personas drogadictas y salvar a los niños del trabajo infantil y observo en los semáforos a infantes bajo un extenuante sol que les perjudica la salud, además, no comen por trabajar y esto no merece ningún niño que pase condiciones tristes”, agrega.

“Me preocupa mucho el embarazo adolescente, ya que veo en mi barrio decenas de muchachas que tienen a temprana edad hijos. Como miembro realizaré campañas y daré anticonceptivos para prevenir el embarazo a temprana edad”.

Además, le envía a los niños un mensaje “no dejen de sonreír. La sonrisa y la verdad no hace fuertes”, manifiesta.

Sus ansias de salir adelante y auxiliar a gente vulnerable es su propósito y se siente orgulloso de sí mismo por ser miembro del consejo.

Adriano Moreno tiene metas para el beneficio de la comunidad. Foto: Melissa Moreno