En la reproducción natural de los seres humanos, la unión de un óvulo y un espermatozoide da origen a un embrión, que se desarrollará en el útero y después de nueve meses aproximadamente, la mujer dará a luz a un bebé por vía vaginal o por cesárea. No obstante, la ciencia lleva más de 30 años emulando ese proceso al que acceden personas solteras o parejas: la fertilización in vitro.

En el Ecuador también se realiza este procedimiento, en el que se usan células frescas o congeladas. Estas últimas células permanecen bajo una temperatura extremadamente fría en bancos de óvulos, por ejemplo, y que han sido extraídas de mujeres que decidieron postergar la maternidad por varios motivos.

“La indicación más generalizada para la congelación de óvulos es para los pacientes con cáncer, que antes de hacerse una radioterapia, quimioterapia o una cirugía que pueda comprometer sus ovarios, se congelan los óvulos”, indica el doctor Pedro Pablo Valdiviezo, especialista en reproducción humana, quien lamenta que exista desconocimiento en pacientes con ese tipo de enfermedad que buscan su servicio luego de someterse a procedimientos que han afectado sus células como efectos colaterales de los químicos o la radiación.

“Esos pacientes nos llegan y nos dicen: ‘Doctor, qué hacemos’. Claro, ya es muy tarde. En la universidad nos enseñan que la mejor medicina es la medicina preventiva y la congelación de óvulos en pacientes oncológicos es eso, medicina preventiva”, comenta Valdiviezo, de la Unidad de Fertilidad Drs. Valdiviezo.

Publicidad

¿Hay otro grupo de mujeres que optan por este servicio? La preservación de óvulos de causa social. Por algún motivo la mujer decide prolongar su deseo de ser madre por diferentes causas: quiere perseguir su carrera, quiere seguir estudiando, quiere viajar por el mundo, quiere estar con su pareja, pero todavía no desea tener hijos. Una mujer que tiene 35 años y quiere tener hijos en cinco años, ocho años, ahí está el motivo, quiere postergar su maternidad”, explica el galeno.

Consideraciones para optar por este procedimiento

Las mujeres que deseen congelar sus óvulos, según el ginecólogo Pablo Valencia, especialista en reproducción humana y pionero en este tipo de procedimiento, deben tener en cuenta que “nacen con un número limitado de óvulos y desde los 32 años en adelante empieza a disminuir el número de óvulos buenos. Mientras más joven es la paciente para vitrificar sus óvulos es mucho mejor”.

Por ello, el director del Centro Ecuatoriano de Reproducción Humana (ubicado en Quito) insiste en que las mujeres se sometan al procedimiento antes de los 40 años. “No se recomienda congelar óvulos de pacientes mayores de 40 años porque estos ya son de mala calidad”.

‘El embarazo después de los 40 años es una realidad que va en aumento en Ecuador’

Procedimiento

Los expertos explican que la paciente es evaluada para conocer la particularidad del caso y la viabilidad del tratamiento. El proceso antes de la congelación consiste en estimular con medicamentos hormonales el organismo de la mujer para que ovule la mayor cantidad de células posibles en un mismo periodo -unos doce óvulos en casos de mujeres de 35 años o menores a esa edad, por ejemplo-.

“La estimulación de la ovulación se realiza mediante inyecciones que estimulan la ovulación y tiene una duración de unos diez días, aproximadamente. Luego los óvulos son extraídos de los ovarios mediante una ecografía vaginal, a la cual se le conecta una pequeña aguja para aspirar los óvulos que haya producido. Este procedimiento dura 15 minutos y te damos de alta en 1 hora”, se detalla en un documento compartido por el doctor Valencia.

Publicidad

El especialista añade que los óvulos jóvenes podrán ser usados hasta cuando la mujer tenga 48 años. A mayor edad, el embarazo puede resultar riesgoso, según la literatura científica.

Costos

“La congelación de óvulos tiene un valor de $ 6.000. Eso incluye todo el tratamiento, es decir, consultas y ecografías del tratamiento, la medicación hormonal que es extremadamente costosa, la paciente debe ingresar al quirófano (derecho de quirófano, anestesia, ayudantes, anestesiólogo, etc.), el acto de obtener los óvulos que es un procedimiento quirúrgico ambulatorio, el acto de procesar los óvulos en el laboratorio de reproducción asistida e incluye el almacenamiento durante los primeros dos años”, refiere Valdiviezo sobre el costo del tratamiento en la unidad de fertilidad donde labora. El valor anual de la congelación de óvulos en ese centro está entre los $ 500 y $ 700.

El especialista agrega que la tarifa estándar es revisada por el directorio si se trata de un paciente oncológico de escasos recursos.

En el centro de reproducción humana que dirige el doctor Pablo Valencia el costo por la medicación y el servicio de congelación de células varía entre $ 3.500 y $ 4.000. Ahí cobran $ 20 mensuales o $ 240 anuales por el mantenimiento en el banco de óvulos.

“La demanda es insuficiente aún. La paciente llega muy tarde a congelar óvulos, porque el ginecólogo general no les recomienda a tiempo que congelen óvulos y también las pacientes en edad reproductiva con cáncer llegan muy tarde, después de su tratamiento de cáncer. Hace falta muchísima difusión, directamente a las mujeres para que creen conciencia de que los óvulos pierden calidad con el tiempo y no pueden perder tiempo”, advierte Valencia.

Célula manipulada en un laboratorio (imagen referencial). Crédito: Pixabay.

Cuando la paciente decide embarazarse, se descongelan los óvulos y pasan a la fase de reproducción asistida. En un laboratorio, explican expertos, se fecundan las células de la mujer con espermatozoides de la pareja o que han sido obtenidos en un banco de semen, cuyo producto es un embrión. En una fase posterior, personal escoge al embrión con mejores características para desarrollarse en el útero.

“Es muy importante saber que no todos los óvulos congelados serán embriones viables para lograr un embarazo. El 80 % a 90 % de los óvulos sobrevivirán a la descongelación, el 60 % de los óvulos que sobrevivieron a la descongelación fecundarán con los espermatozoides, y el 30 % de los óvulos fecundados llegarán a desarrollarse en embriones viables para ser transferidos”, detalla Valencia.

¿Cómo se realiza la transferencia? El doctor Pedro Pablo Valdiviezo explica que se prepara a la paciente para recibir el embrión.

“Ya no tiene que inyectarse, simplemente es medicación vía oral, vía vaginal, son menos ecografías y simplemente tiene por objetivo preparar su útero, su endometrio que es la capa interna del útero, donde se va a alojar y desarrollar el embrión”, describe el galeno.

  • Según el portal especializado de salud, www.mayoclinic.org, es posible que le den un sedante suave a la paciente. Por lo general, el procedimiento es indoloro, aunque puede tener cólicos leves.
  • El médico insertará un tubo largo, delgado y flexible llamado catéter en la vagina, a través del cuello uterino y dentro del útero.
  • En el extremo del catéter se conecta una jeringa que contiene uno o más embriones suspendidos en una pequeña cantidad de líquido.
  • Con la jeringa, el médico te coloca el embrión o los embriones en el útero.

Bebés prematuros: causas, complicaciones y la carga adicional de la pandemia

La tasa de embarazo es alta en las mujeres que se han sometido a estos procedimientos, aseguran los galenos consultados.

En Ecuador hay una variedad de centros, clínicas y hospitales privados que ofrecen el servicio de congelación de óvulos, principalmente en Guayaquil, Quito y Cuenca, cuyos costos varían según la medicación necesaria y resultados de la recolección de óvulos. (I)