La Dirección de Justicia y Vigilancia clausuró un establecimiento ubicado en Sucre y Malecón, en el centro de la ciudad, que servía como bodega sin tener los permisos.

Durante la inspección se constató que, en el lugar, incluso funcionaba un centro de diversión nocturno clandestino.

El establecimiento no contaba con los permisos de funcionamiento correspondientes.

Publicidad

De acuerdo con denuncias ciudadanas, en el lugar se hacía carga y descarga de artículos varios en horarios no permitidos.

En la inspección se evidenció que, adicional a las actividades de bodegaje, existían infraestructuras similares a las de un motel, sin los permisos necesarios, detalla el Municipio.

Se constató la existencia de cuartos, camas, vitrinas, mostradoras con alcohol y una zona de karaoke. (I)